Versículos Bíblicos



Proverbios 1 - Biblia de nuestro Pueblo

Motivo de los proverbios

1. PRIMERA COLECCIÓN Finalidad de los Proverbios Proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel,

2. para adquirir sabiduría y educación, para entender máximas inteligentes,

3. para obtener una educación acertada: justicia, derecho y rectitud,

4. para enseñar sagacidad al incauto, saber y reflexión al muchacho

5. -lo escucha el sensato y aumenta el saber, el inteligente adquiere destreza-,

6. para entender proverbios y refranes, máximas y enigmas.

7. Respetar al Señor es el principio de la sabiduría; los necios desprecian la sabiduría y la educación.

Amonestaciones de la Sabiduría

8. Consejos a los jóvenes Hijo mío, escucha los avisos de tu padre, no rechaces las enseñanzas de tu madre,

9. pues serán hermosa diadema en tu cabeza y collar en tu garganta.

10. Hijo mío, si intentan engañarte los pecadores, no lo permitas.

11. Si te dicen: Ven con nosotros, preparemos una trampa mortal y acechemos al inocente sin motivo;

12. nos lo tragaremos vivo, como el Abismo; enterito, como a los que bajan a la tumba;

13. obtendremos magníficas riquezas y llenaremos nuestra casa de botín.

14. Comparte tu suerte con nosotros, tendremos una bolsa común,

15. hijo mío, no los acompañes en su camino; aparta tus pasos de su senda,

16. porque sus pies corren a la maldad y se apresuran a derramar sangre.

17. Pero aunque no vale la pena poner una trampa si la ven los pájaros,

18. ellos se la tienden a sí mismos y ponen su vida en peligro.

19. Tal es la suerte de la codicia sin límite, que quita la vida a su dueño.

20. Invitación a la Sabiduría La Sabiduría proclama por las calles, en las plazas levanta la voz;

21. grita en lo más ruidoso de la ciudad, y en las plazas públicas pregona:

22. ¿Hasta cuándo, inmaduros, amarán la inmadurez, y ustedes, insolentes, vivirán en la insolencia, y ustedes, necios, odiarán el saber?

23. Presten atención a mis correcciones, y les abriré el corazón comunicándoles mis palabras.

24. Los llamé y no quisieron oírme; extendí la mano, y no me hicieron caso;

25. rechazaron mis consejos, no aceptaron mi corrección;

26. pues yo me reiré de su desgracia, me burlaré cuando estén muertos de miedo.

27. Cuando los alcance como tormenta el terror, cuando les llegue como huracán la desgracia, cuando los sorprenda la angustia y el sufrimiento,

28. entonces llamarán, y no los escucharé; me buscarán, y no me encontrarán.

29. Porque aborrecieron el saber y no escogieron el respeto del Señor;

30. no aceptaron mis consejos, despreciaron mis advertencias;

31. comerán el fruto de su conducta, y se saciarán de sus planes.

32. La rebeldía da muerte a los irreflexivos, la despreocupación acaba con los imprudentes;

33. pero el que me obedece vivirá tranquilo, seguro y sin temer mal alguno.

>