158,289FansMe gusta
502SeguidoresSeguir
99,337SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimos Estudios



1 Samuel 1 - Biblia Castilian 2003

Nacimiento de Samuel

1. Hab a un hombre de Ramatáin, de la familia de Suf, de la monta a de Efra n, llamado Elcaná, hijo de Yeroján, hijo de Elihú, hijo de Toju, hijo de Suf, efrainita.

2. Ten a dos mujeres: la una se llamaba Ana y la otra Peniná. Ésta ten a hijos, mientras que Ana no ten a ninguno.

3. Este hombre sub a desde su ciudad todos los a os para adorar a Yahveh Sebaot y ofrecerle sacrificios en Siló, donde los dos hijos de El, Jofn y Pinjás, eran sacerdotes de Yahveh.

4. Y suced a que, cuando Elcaná ofrec a sacrificios, daba a Peniná, su esposa, y a todos sus hijos e hijas, las respectivas porciones de la v ctima.

5. Pero a Ana le daba una porción doble, pues él prefer a a Ana, aunque Yahveh hab a cerrado su seno.

6. Su rival la mortificaba e incluso lograba irritarla, porque Yahveh le hab a cerrado el seno.

7. As suced a a o tras a o: cuando sub a a la casa de Yahveh, la otra la irritaba; y ella se echaba a llorar y no quer a comer.

8. Elcaná, su marido, le dec a: "Ana ¿por qué lloras y por qué no comes? Y ¿por qué se amarga tu corazón? ¿No soy yo para ti mejor que diez hijos?".

9. Después de comer y beber en Siló, se levantó Ana y se puso delante de Yahveh. Entre tanto, el sacerdote El estaba sentado en una silla, junto a la jamba de la puerta del santuario de Yahveh.

10. Ella, llena de amargura, se puso a orar a Yahveh entre sollozos

11. y le hizo este voto: "¡Oh Yahveh Sebaot! Si te dignas mirar la aflicción de tu sierva y te acuerdas de m; y si no olvidas a tu sierva y le concedes un hijo varón, yo lo entregaré a Yahveh de por vida, y la navaja no tocará su cabeza".

12. Como ella prolongara su plegaria ante Yahveh, El se puso a observar sus labios.

13. Pero Ana hablaba para s; sólo mov a los labios, pero no se percib a su voz. De manera que El la tomó por borracha.

14. Le dijo entonces El: "¿Hasta cuándo vas a estar embriagada? ¡Procura que se te pase el efecto del vino!".

15. Le respondió Ana: "No, mi se or; soy una mujer con el alma llena de pena. No he bebido vino ni licores, sino que estoy desahogando mi alma ante Yahveh.

16. No tomes a tu sierva por una mujer perversa, pues sólo he hablado hasta ahora agobiada por mis muchas penas y aflicciones".

17. Le dijo entonces El: "Vete en paz, y que el Dios de Israel te conceda la petición que le has hecho".

18. Replicó ella: "Que tu sierva alcance tu favor". La mujer emprendió su camino; comió, y su semblante no fue ya como el de antes.

19. Se levantaron de madrugada y, después de haber adorado a Yahveh, volvieron y se fueron a su casa de Ramá. Elcaná conoció a Ana su mujer, y Yahveh se acordó de ella.

20. Sucedió, pues, con el correr de los d as que Ana concibió y dio a luz un hijo al que impuso el nombre de Samuel, porque se dijo: "Se lo he pedido a Yahveh".

21. El hombre, Elcaná, subió luego con toda su familia a ofrecer a Yahveh el sacrificio anual y a cumplir su voto.

22. Pero Ana no subió, porque dijo a su marido: "Cuando el ni o haya sido destetado, lo llevaré yo y será presentado ante Yahveh, para que se quede all para siempre".

23. Respondióle Elcaná, su marido: "Haz lo que te parezca mejor; quédate, pues, hasta que lo destetes. ¡Que Yahveh mantenga su palabra!". Se quedó, pues, la mujer y amamantó a su hijo hasta que lo destetó.

24. Cuando lo destetó, lo llevó consigo. Llevó también un novillo de tres a os, un efá de harina y un odre de vino. Y lo condujo a la casa de Yahveh en Siló, cuando el ni o era todav a peque ito.

25. Sacrificaron el novillo y presentaron el ni o a El.

26. Dijo entonces ella: "Perdón, se or m o; por tu vida, se or, yo soy aquella mujer que estuvo aqu, cerca de ti, orando a Yahveh.

27. Yo le supliqué tener este ni o, y Yahveh me ha concedido la petición que le hice.

28. Por eso yo también se lo cedo a Yahveh por todos los d as de su vida: él será consagrado a Yahveh". Y adoraron all a Yahveh.