158,284FansMe gusta
502SeguidoresSeguir
99,341SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimos Estudios



Esdras 1 - Biblia Castilian 2003

El decreto de Ciro

1. El a o primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento del oráculo de Yahveh pronunciado por Jerem as, excitó Yahveh el esp ritu de Ciro, rey de Persia, quien hizo publicar de viva voz y también por escrito, por todo su reino, este decreto:

2. "As habla Ciro, rey de Persia: Yahveh, el Dios del cielo, me ha dado todos los reinos de la tierra y me ha encargado que le edifique un templo en Jerusalén de Judá.

3. Quien de vosotros pertenezca a su pueblo, ¡que Dios sea con él! Suba, pues, a Jerusalén, para reedificar el templo de Yahveh, Dios de Israel, el Dios que está en Jerusalén.

4. Y a todo el resto de ese pueblo, dondequiera que resida, ayúdenle las gentes del lugar con plata, oro, bienes y ganados, además de donativos voluntarios, para el templo de Dios que está en Jerusalén".

El regreso a Jerusalén

5. Entonces, los cabezas de familia de Judá y de Benjam n, los sacerdotes y los levitas, y todos aquellos cuyo ánimo hab a despertado Dios, se mostraron dispuestos a subir, para reconstruir el templo de Yahveh en Jerusalén.

6. Y todos sus vecinos les prestaron toda clase de ayuda: objetos de plata y de oro, bienes y ganados y cosas preciosas, aparte de todos los donativos voluntarios.

7. El rey Ciro mandó sacar los utensilios pertenecientes al templo de Yahveh que Nabucodonosor hab a tra do de Jerusalén y hab a colocado en el templo de su dios.

8. Ciro, rey de Persia, se los consignó al tesorero Mitr dates, que los contó en presencia de Sesbasar, pr ncipe de Judá.

9. He aqu el inventario: treinta bandejas de oro, mil bandejas de plata, veintinueve cuchillos,

10. treinta copas de oro, cuatrocientas copas de plata de segunda clase, y otros mil objetos diversos.

11. El total de los objetos de oro y de plata era de cinco mil cuatrocientos. Todo esto se lo llevó Sesbasar cuando los desterrados subieron con él de Babilonia a Jerusalén.