Santiago 4 - Biblia Castilian 2003

La amistad con el mundo

1. ¿De dónde vienen entre vosotros las guerras y de dónde las luchas? ¿No vienen precisamente de aqu, de vuestras pasiones, que hacen la guerra en vuestros miembros?

2. Codiciáis y no tenéis. Matáis y envidiáis y no podéis conseguir nada. Lucháis y combat s. No tenéis, porque no ped s.

3. Ped s y no recib s, porque ped s mal, para gastarlo en vuestras pasiones.

4. Almas adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemiga de Dios? El que quiera ser amigo del mundo se constituye en enemigo de Dios.

5. ¿O creéis que dice en vano la Escritura: "A la envidia tiende el esp ritu que Dios puso en nosotros?".

6. Pero él da una gracia mayor. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.

7. Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y huirá de vosotros.

8. Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; los que obráis con doblez, purificad los corazones.

9. Reconoced vuestra miseria; lamentaos y llorad. Que vuestra risa se convierta en lamento, y vuestra alegr a en tristeza.

10. Humillaos ante el Se or, y él os ensalzará.

Juzgando al hermano

11. No habléis mal unos de otros, hermanos. El que habla mal de un hermano, o juzga a su hermano, habla mal de la ley y juzga a la ley. Y si juzgas a la ley, no eres cumplidor de la ley, sino su juez.

12. Uno es el legislador y juez: el que puede salvar o perder. Pero tú, ¿quién eres para juzgar al prójimo?

No os gloriéis del día de mañana

13. Y ahora vosotros, los que dec s: "Hoy o ma ana iremos a tal ciudad y pasaremos all el a o. Haremos negocios y obtendremos ganancias".

14. ¡Vosotros, precisamente, que no sabéis cómo será ma ana vuestra vida! Sois vaho que un momento aparece y al punto se disipa.

15. Deb ais, por el contrario, decir: "Si el Se or quiere, viviremos y haremos esto o aquello".

16. Pero ahora os jactáis de vuestras fanfarroner as. Toda esta jactancia es mala.

17. Pues el que sabe hacer el bien y no lo hace comete pecado.

>