Sofonías 2 - Biblia Castilian 2003

Juicios contra las naciones vecinas

1. ¡Reun os, congregaos, gente desvergonzada!,

2. antes que el viento os disperse como tamo de un d a; antes que venga sobre vosotros la ira furibunda de Yahveh; antes que venga sobre vosotros el d a de la ira del Se or.

3. Buscad a Yahveh, pobres todos del pa s, que cumpl s sus mandamientos. Buscad la justicia, buscad la humildad; quizá podáis hallar cobijo el d a de la ira de Yahveh.

4. Gaza será abandonada, Ascalón asolada, Asdod desterrada en pleno d a Ecrón arrancada de ra z.

5. ¡Ay de los que habitan en las costas, pueblo de los quereteos! La palabra de Yahveh está contra vosotros: ¡Canáan, pa s de los filisteos! Te destruiré hasta que no quede habitante.

6. La costa del mar será un pastizal, campo de pastores, aprisco de ovejas.

7. La costa será para el resto de la casa de Judá: all pacerán sus ganados. En las casas de Ascalón descansarán por la tarde, porque Yahveh, su Dios, los visitará y cambiará su suerte.

8. He o do los insultos de Moab, los ultrajes de los hijos de Amón: insultaron a mi pueblo y se engrandecieron a costa de su territorio.

9. Por eso, juro por mi vida - oráculo de Yahveh Sebaot, Dios de Israel -: Moab será como Sodoma, los hijos de Amón como Gomorra: campo de ortigas, mina de sal, desolación eterna. El resto de mi pueblo los saqueará, el residuo de mi nación los heredará.

10. Éste será el pago de su orgullo, porque insultaron y se engrandecieron a costa del pueblo de Yahveh Sebaot.

11. Yahveh será terrible contra ellos. Cuando anule a todos los dioses de la tierra, se postrarán ante él, cada una en su lugar, todas las islas de las naciones.

12. También vosotros, et opes, seréis atravesados por mi espada.

13. Extenderá su mano contra el norte y acabará con Asiria. Hará de N nive una desolación, un sequedal como el desierto.

14. En su recinto sestearán los reba os, todos los animales del campo: pel canos y erizos pasarán la noche en sus capiteles. Graznará el búho en la ventana y el cuervo en el umbral, porque han sido arrancadas sus techumbres de cedro.

15. Ésta es la ciudad alegre, que viv a confiada y dec a en su corazón: "¡Yo, y nadie más que yo!". ¡Cómo ha sido devastada! ¡Es una guarida de fieras! Todo el que pase por ella silbará y agitará su mano.

>