Sofonías 3 - Biblia Castilian 2003

El pecado de Jerusalén, y su redención

1. ¡Ay de la rebelde, de la contaminada, de la ciudad opresora!

2. No escuchó la voz, no aceptó la corrección; no conf o en Yahveh, no se acercó a su Dios.

3. Los pr ncipes que la habitan son leones rugientes; sus jueces son lobos de la noche que nada dejan por roer para ma ana.

4. Sus profetas son vanidosos, impostores; sus sacerdotes profanan lo santo, quebrantan la ley.

5. En ella está Yahveh, que es justo, no comete iniquidad; ma ana tras ma ana pronuncia sus sentencias, cuando amanece nunca falta; pero el malvado no conoce la vergüenza.

6. He exterminado naciones, sus torreones han sido derruidos, he dejado desiertas sus calles, no hay en ellas un solo transeúnte; están asoladas sus ciudades, ni un solo hombre queda en ellas, ni un solo habitante.

7. Me dije: "Por fin me temerá, aceptará la corrección; no se borrarán de sus ojos mis castigos contra ella". Pero ellos se han apresurado a pervertir todas sus obras.

8. Por eso, esperadme - oráculo de Yahveh - el d a en que me levante para dar testimonio, pues he decidido reunir a las naciones, congregar a los reinos, para derramar sobre ellos mi cólera, todo el ardor de mi ira: por el fuego de mi celo será devorada toda la tierra.

9. S; yo daré entonces a los pueblos labios puros, para que todos invoquen el nombre de Yahveh y le sirvan con idéntico esfuerzo.

10. Desde más allá de los r os de Etiop a mis adoradores, mis hijos dispersos, me traerán sus ofrendas.

11. Aquel d a, ya no tendrás que avergonzarte de tantas rebeld as cometidas contra m, porque yo quitaré de en medio de ti a tus vanidosos fanfarrones, y no volverás ya a engre rte por mi santo monte.

12. Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde que buscará refugio en el nombre de Yahveh.

13. El resto de Israel no cometerá ya iniquidad, ni dirá mentiras, ni tendrá en su boca una lengua mendaz. Se apacentarán y descansarán, sin que nadie los inquiete.

14. ¡Canta alegremente, hija de Sión! ¡Da gritos de alegr a, Israel! ¡Alégrate y exulta de todo corazón hija de Jerusalén!

15. Yahveh ha retirado la sentencia contra ti, ha expulsado a tus enemigos. Yahveh, rey de Israel, está contigo, ya no tienes que temer mal alguno.

16. Aquel d a se dirá a Jerusalén: ¡No temas, Sión! ¡No desfallezcan tus manos!

17. Yahveh, tu Dios, está contigo. ¡Es un héroe que salva! Se gozará en ti con alegr a, te renovará con su amor, dará gritos de júbilo por ti

18. como en los d as de fiesta, alejaré de ti la desgracia, el oprobio que pesa sobre ti.

19. Porque aquel d a me enfrentaré a todos tus opresores. Salvaré a la que está coja, recogeré a la descarriada, les daré gloria y renombre en todos los pa ses donde fueron despreciados.

20. Entonces os guiaré, después de haberos reunido. Os daré gloria y renombre entre todos los pueblos de la tierra, cuando cambie vuestra suerte ante vuestros ojos - dice Yahveh -.

>