2 Timoteo 1 - La Biblia del Oso  RV1569

Salutación

1. PAVLO Apoſtol de IESVS el Chriſto por la voluntad de Dios ſegun la promeßa de la vida, que es por el Chriſto IESVS.

2. A Timotheo amado hijo, gracia, miſericordia, y paz de Dios el Padre, y de Ieſus el Chriſto Señor nueſtro.

Testificando de Cristo

3. Hago gracias à Dios àl qual ſiruo deſde mis mayores cõ limpia consciencia, de que ſin ceßar tengo memoria de ti en mis oraciones noche y dia.

4. Deßeando verte, (acordãdome de tus lagrimas) para ſer lleno de gozo:

5. Trayendo à la memoria la fe no fingida que eſtá en ti, que tambien eſtuuo primero en tu abuela Loyda, y en tu madre Eunice: y eſto y cierto que eſtá en ti tambien.

6. Por loqual te aconſejo, que deſpiertes el donde Dios que eſtá en ti por la impoſicion de mis manos.

7. Porque no nos ha dado Dios el eſpiritu de temor, ſi no el de fortaleza, y de amor, y de templança.

8. Portãto no te auerguences de dar teſtimonio del Señor nueſtro, ni de mi que eſto y preſo por el: antes ſe participante de los trabajos del Euãgelio por la virtud del Dios.

9. Que nos ha librado, y nos llamó à la ſana vocacion: no por nueſtras obras, mas ſegun el intento ſuyo, y por la gracia, laqual nos es dada en el Chriſto Ieſus, antes de los tiempos de los ſiglos:

10. Mas aora es manifeſtada por la venida de nueſtro ſaluador Ieſus el Chriſto, elqual anſi miſmo quitó la muerte, y facó á luz la vida y la incorrupcion por el Euangelio:

11. Delqual yo ſoy pueſto predicador, y Apoſtol, y maeſtro de las Gentes.

12. Por loqual anſimiſmo padezco eſto: mas no me auerguenço: porque yo sé aquien he creydo: Y eſtoy cierto que es poderoſo para guardar mi depoſito para aquel dia.

13. Reten la forma de las ſanas palabras que de mi oyſte, en la te y charidad q̃ es en el Chriſto Ieſus.

14. Guarda el buen depoſito por el Eſpiritu Sano que habita en noſotros.

15. Ya ſabes eſto, que me han ſido contra rios todos los q̃ ſon en la A s ia: de los qua les es Phygello, y Hermogenes.

16. Dé el Señor miſericordia à la caſa de Oneſiphoro, q̃ muchas vezes me refrigeró y no ſe auergonçó de mi cadena:

17. Antes eſtando el en Roma, me buſcó ſolicitamente y me halló.

18. De le el Señor que halle miſericordia acerca del Señor en aquel dia. Y quãto nos ayudó en Epheſo, tu lo ſabes mejor.