Hechos 2 - La Biblia del Oso  RV1569

La venida del Espíritu Santo

1. YComo ſe cumplierõ los dias de las Siete ſemanas, eſtauan todos vnanimes juntos.

2. Y de repẽte vino vn eſtruendo del cielo como de vn viẽto vehemente q̃ venia con impetu , el qual hinchió toda la caſa dõde eſtauan ſentados.

3. Y apparecierões vnas lenguas repartidas como de fuego, q̃ ſe aßentó ſobre cada vno deellos.

4. Y fuerõ todos llenos de Eſpiritu Sano, y comẽçarõ à hablar en otras lẽguas, como el Eſpiritu Sano les daua que hablaßen.

5. (Morauan entõces en Ieruſalẽ Iudios varones religioſos de todas las naciones que eſtã debaxo del cielo:)

6. Y hecho eſte eſtruendo, juntôſe la multitud; y eſtauan cõfuſos, porq̃ cada vno los oya hablar ſu propria lengua.

7. Y eſtauan todos attonitos, y marauillados, diziẽdo los vnos à los otros, Veys, no ſon Galileos todos eſtos q̃ hablan?

8. Como pues los oymos noſotros hablar cada vno en ſu lengua en que ſomos nacidos?

9. Parthos, y Medos, y Perſas, y los que habitamos en Meſopotamia, en Iudea, y en Cappadocia, en el Põto, y en Aſia.

10. En Phrygia, y en Pamphilia, en Egypto, y en las partes de Aphrica q̃ eſtá dela otra parte de Cyrene, y Romanos eſtrangeros, y Iudios, y cõuertidos.

11. Cretẽſes, y Arabes, los oymos hablar en nueſtras lenguas las marauillas de Dios.

12. Y eſtauan todos attonitos y marauillados diziendo los vnos à los otros, Que quiere ſer eſto?

13. Mas otros burlandoſe dezian, Que eſtan llenos de moſto eſtos.

Primer discurso de Pedro

14. Entõces Pedro poniendoſe en pie todos Onze alzo ſu boz y habláles, diziendo, Varones Iudios, y todos loſq̃ habitays en Ieruſalẽ, eſto hos ſea notorio, y oyd mis palabras.

15. Porque eſtos no eſtan borrachos, como voſotros penſays, ſiendo la hora de las tres del dia.

16. Mas eſto es loque fue dicho por el Propheta Ioel.

17. Y ſerá en los poſtreros dias, dize el Señor, derramaré de mi Eſpiritu ſobre toda carne: y vueſtros hijos y vueſtras hijas prophetizaran: y vueſtros mancebos verán viſiones, y vueſtros viejos ſoñaran ſueños.

18. Y cierto ſobre mis ſieruos y ſobre mis criadas en aq̃llos dias derramaré de mi Eſpiritu: y prophetizarán.

19. Y daré prodigios arriba en el cielo, y ſeñales abaxo en la tierra, ſangre, y fuego, y vapor de humo.

20. El Sol ſe boluerá en tinieblas, y la Luna en ſangre antes q̃ venga el dia del Señor grande y manifieſto.

21. ſera, que Todo aq̃l q̃ inuocâre el Nõbre del Señor, ſerá ſaluo.

22. Varones Iſraelitas, oyd eſtas palabras: El Ieſus Nazareno varõ approuado de Dios entre voſotros en marauillas, y prodigios, y ſeñales q̃ Dios hizo por el en medio de voſotros, como tambien voſotros ſabeys.

23. Eſte, por determinado cõſejo y Prouidẽcia de Dios entregado, tomãdo lo voſotros lo mataſtes cõ manos iniquas, crucificandolo.

24. Al qual Dios leuantó, ſueltos los dolores de la muerte; porquãto era impoßible ſer detenido deella.

25. Porq̃ Dauid dize deel, Via àl Señor ſiẽpre delante de mi: porq̃ lo tẽgo à la dieſtra, no ſeré remouido.

26. Por loqual mi coraçõ ſe alegró, y mi lẽgua ſe gozó: y aun mi carne deſcãsará en eſperança:

27. Que no dexarás mi alma enel infierno: ni darás à tu Sano q̃ vea corrupciõ.

28. Heziſteme notorios los caminos de la vida: henchirmehas de gozo cõ tu preſencia.

29. Varones hermanos, puedeſehos libremẽte dezir del patriarcha Dauid, que murió, y fue ſepultado, y ſu ſepulchro eſtá cõ nofotros haſta el dia de oy.

30. Anſique ſiẽdo Propheta, y ſabiẽdo q̃ cõ juramẽto le auia Dios jurado, que del fruto de ſu lomo [quanto à la carne, le leuantaria el Chriſto] que ſe aßentaria ſobre la ſilla.

31. Viẽdolo antes, habló de la reſurreciõ del Chriſto, q̃ ſu alma no aya ſido dexada en el infierno, ni ſu carne aya viſto corrupciõ.

32. Aeſte Ieſus reſuſcitó Dios, de loqual todos noſotros ſomos teſtigos.

33. Anſique leuantado por la dieſtra de Dios, y recibiendo del Padre la promeßa del Eſpiritu Sano, ha derramado eſto que voſotros aora veys, y oys.

34. Porque Dauid no ſubió à los cielos: empero el dize, Dixo el Señor à mi Señor aßientate à mis dieſtras.

35. Entre tanto que pongo tus enemigos por eſtrado de tus pies.

36. Sepa pues certißimamente toda la Caſa de Iſrael, Que à eſte ha hecho Dios el Señor y el Chriſto, à eſte Ieſus que voſotros crucificaſtes.

37. Entonces, oydas eſtas coſas, fueron compungidos de coraçõ, y dixeron à Pedro, y à los otros Apoſtoles, Varones hermanos, que haremos.

38. Y Pedro les dize, Hazed penitẽcia, y baptizeſe cadavno devoſotros en el nõbre de Ieſus el Chriſto para perdõ de los pecca dos: y recibireys el don del Eſpiritu São.

39. Porque à voſotros es la promeßa, y à vueſtros hijos, y à todos los q̃ eſtan lexos: [es à ſaber] à qualeſquiera que el Señor nueſtro Dios llamâre.

40. Y con otras muchas palabras teſtificaua, y los exhortaua diziendo, Sed ſaluos de eſta peruerſa generacion.

41. Anſiq̃ los q̃ recibieron ſu palabra, fueron baptizados: y fueron añedidas à la I gleſia aquel dia como tres mil perſonas.

42. Y perſeuerauan en la dorina de los Apoſtoles, y en la communiõ, y enel partimiento del pan, y en las oraciones.

La vida de los primeros cristianos

43. Y toda perſona tenia temor: y muchas marauillas y ſeñales eran hechas por los Apoſtoles [en Ieruſalem, y todos tenian gran miedo.]

44. Y todos los que creyan, eſtauan juntos: y tenian todas las coſas communes.

45. Y vendiã las poßeßiones y las haziẽdas, y repartianlas à todos, como cada vno auia meneſter.

46. Y perſeuerando vnanimes cada dia en el Tẽplo, y partiendo el pã en las caſas, comian juntos con alegria y con ſenzillez de coraçon.

47. Alabãdo à Dios y teniẽdo gracia acerca de todo el pueblo. y el Señor añidia cada dia à la Igleſia loſque auiã de ſer ſaluos.