Hechos 28 - La Biblia del Oso  RV1569

Pablo en la isla de Malta

1. YComo eſcapamos, entõces conocimos la Iſla, que ſe llamaua Melita.

2. Mas los barbaros nos hazian no poca humanidad. Porque encendido vn gran fuego nos recibieron à todos, à cauſa de la lluuia que venia, y del frio.

3. Entonces auiendo Paulo allegado algunos ſarmientos, y pueſtolos enel fuego, vna biuora huyẽdo del calor, le acometió a la mano.

4. Y como los barbaros vieron la biuora colgando de ſu mano, dezian los vnos à los otros, Ciertamente eſte hombre es homicida: que eſcapado de la mar, el caſtigo no lo dexa biuir.

5. Mas el, ſacudiendo la biuora enel fuego, ningun mal padeció.

6. Empero ellos eſtauan eſperando quãdo ſe auia de hinchar, o de caer muerto de repente: mas auiendo eſperado mucho, y viendo que ningun mal le venia, mudados, dezian que era dios.

7. En aquellos lugares auia heredades de vn principal de la Iſla llamado Publio, el qual nos recibió, y nos hoſpedó tres dias humanamente.

8. Y aconteció que el padre de Publio eſtaua encama enfermo de fiebres y de camaras: àl qual Pablo entró, y deſpues de auer orado, puſole las manos encima, y ſanolo.

9. Y eſto hecho, tambien los otros que en la Iſla tenian enfermedades, llegauan, y eran ſanados.

10. Los quales tambien nos honrraron de muchas hõrras: y auiendo de nauegar, nos cargaron de las coſas neceßarias.

Pablo llega a Roma

11. Auſi que paßados tres meſes, nauegamos en vna nao Alexãdrina, que auia inuernado en la Iſla, laqual tenia por enſeña à Caſtor y Pollux.

12. Y venidos à Syracuſas, eſtuuimos alli tres dias:

13. Dedõ de coſteando al derredor, venimos à Rhegio: y otro dia deſpues ventando el Auſtro, venimos al ſegundo dia à Puteolos.

14. Dõde hallados los Hermanos, rogaronnos que quedaßemos con ellos ſiete dias: y anſi venimos à Roma:

15. Dedõde oyendo de noſotros los Hermanos, ſalieron nos à recebir haſta la plaça de Appio, y las Tres tiẽdas: à los quales como Paulo vido, haziendo gracias à Dios, tomó eſfuerço.

16. Y como llegamos à Roma el Centurion entregó los preſos àl General de los exercitos: mas à Paulo fue permittido de eſtar por ſi, con vn ſoldado que lo guardaße.

Pablo predica en Roma

17. Y aconteció que tres dias deſpues, Paulo conuocó los principales de los Iudios: los quales como fueron juntos, dixoles, Yo, Varones hermanos, no auiendo hecho nada contra el pueblo, ni los ritos de la patria, he ſido entregado preſo deſde Ieruſalem en manos de los Romanos.

18. Los quales auiendoſe informado de mi, me queriã ſoltar, por no auer en mi ninguna cauſa de muerte.

19. Mas contradiziendo los Iudios, fue forçado de appelar à Ceſar: no que tenga deque accuſar à mi nacion.

20. Anſiq̃ por eſta cauſa hos he llamado para veros y hablaros: porque por la eſperança de Iſrael eſtoy rodeado de eſta cadena.

21. Entonces ellos le dixeron, Noſotros ni auemos recebido letras de ti de Iudea, ni viniendo alguno de los hermanos nos ha denunciado ni hablado algun mal de ti.

22. Mas querriamos oyr de ti loque ſientes; porque de eſta Sea notorio nos es que en todos lugares es contradicha.

23. Y aui doles ſeñalado vn dia, vinierõ à el muchos à la poſada, à los quales declaraua teſtificando el Reyno de Dios, pro curãdo persuadirles lo q̃ es de Ieſus el Chriſto por la Ley de Moyſen, y por los Prophetas, deſde la mañana haſta la tarde.

24. Y algunos acordauan à loque ſe dezia, mas algunos no creyan.

25. Y como fueron entre ſi discordes, fueronſe, diziendo Paulo eſta palabra, Que bien ha hablado el Eſpiritu Sano por el Propheta Iſayas à nueſtros padres.

26. Diziendo, Vé à eſte pueblo, y diles, De oydo oyreys, y no entendereys: y viẽdo vereys, y no mirareys.

27. Porque el coraçon de eſte pueblo fue engroßado, y de los oydos oyeron peſadamente, y de ſus ojos guiñaron: porque no vean de los ojos, y oygan delos oydos, y entiendan de coraçon, y ſe conuiertan, y yo los ſane.

28. Seahos pues notorio, que à las Gentes es embiada eſta ſalud de Dios: y ellos oyrán.

29. Y auiendo dicho eſto, los Iudios ſe ſalieron teniendo entre ſi gran contienda.

30. Paulo empero quedó dos años enteros en ſu alquil: y recebia à todos loſque entrauan à el:

31. Predicando el Reyno de Dios y enſeñando loque es del Señor Ieſus el Chriſto con toda confiança, ſin impedimento.