Nehemías 2 - La Biblia del Oso  RV1569

Artajerjes envía a Nehemías a Jerusalén

1. YFué en el mes de Niſan, en el año veynte del Rey Arthaxerxes, el vino eſtaua delante del: y tomé el vino, y di àl Rey: Y no auia eſtado triſte delante del.

2. Y dixome el Rey, Porque es triſte tu roſtro pues no eſtas enfermo? No es eſto ſino mal de coraçon. Entonces temi en gran manera,

3. Y dixe àl Rey, El Rey biua para ſiempre: porque no ſerá triſte mi roſtro pueſque la ciudad que es caſa de los ſepulchros de mis padres es deſierta, y ſus puertas cõſumidas de fuego?

4. Y dixome el Rey, Porque coſa demãdas? Entonces oré àl Dios de los cielos,

5. Y dixe àl Rey, Si àl Rey plaze, y ſi agradatu ſieruo delante de ti, demando que me embies en Iuda à la ciudad de los ſepulchros de mis padres, y redificarlahé.

6. Entonces el Rey me dixo, (y la Reyna eſtaua ſentada cabe el,) Haſta quando ſerá tu viaje, y quando boluerás? Y plugo àl Rey, y embiome y yo le di tiempo.

7. Y dixe àl Rey, Si plaze àl Rey, denſeme cartas para los capitanes de aliẽde del Rio, que me hagan paßar haſtaque venga à Iuda.

8. Y carta para Aſaph guarda de la huerta del Rey, que me dé madera para maderar los portales del palacio de la Caſa: y el muro de la ciudad, y la caſa donde entraré. Y diome el Rey ſegun que era buena la mano de Iehoua ſobre mi.

9. Y vine à los capitanes de aliende el Rio, y diles las cartas del Rey: y el Rey embió cõmigo principes del exercito y gente de cauallo.

10. Y oyendo lo Sanaballat Horonita y Thobias el ſieruo Ammonita deſplugoles de grande deſplazer q vinieße alguno para procurar el bien de los hijos de Iſrael.

Nehemías anima al pueblo a reedificar los muros

11. Y vine à Ieruſalem, y eſtuue ay tres dias.

12. Y leuanteme de noche yo, y pocos varones cõmigo, y no declaré à hombre loq̃ Dios auia pueſto en mi coraçõ que hizieße en Ieruſalẽ: ni auia beſtia cõmigo, ſaluo la caualgadura en que caualgaua.

13. Y ſali de noche por la puerta del Valle hazia la fuente del Dragon, y à la puerta del muladar: y conſideré los muros de Ieruſalem que eſtauan derribados, y ſus puertas que eran conſumidas del fuego.

14. Y paßé à la puerta de la fuente, y àl eſtanque del Rey: y no vuo lugar por donde paßaße la caualgadura enque yua.

15. Y ſubi por el arroyo de noche, y conſideré el muro, y boluiendo entré por la puerta del Valle, y boluime.

16. Y los Magiſtrados no ſupieron donde yo auia y do, ni que auia hecho: ni aun à los Iudios, y Sacerdotes, ni à los nobles y magiſtrados ni a los demas que hazian la obra, haſta entonces lo auia declarado.

17. Y dixeles, Voſotros, veys el mal enque eſtamos, que Ieruſalem eſta deſierta, y ſus puertas cõſumidas de fuego: venid, y edifiquemos el muro de Ieruſalẽ, y no ſeamos mas en verguença.

18. Entonces les declaré la mano de mi Dios que era buena ſobre mi: y anſimiſmo las palabras del Rey que me auia dicho: y dixeron, Leuãtemoſnos y edifiquemos. Y confortaron ſus manos para bien.

19. Y oyó lo Sanaballat Horonita, y Thobias el ſieruo Ammonita, y Goſam Arabe, y eſcarnecierõ de noſotros, y deſpreciarõ nos diziendo, Que es eſto que hazeys voſotros? Rebellays contra el Rey?

20. Y boluiles reſpueſta, y dixeles; Dios de los cielos el nos proſperará, y noſotros ſus ſieruos nos leuantaremos y edificaremos: que voſotros no teneys parte, ni juſticia, ni memoria en Ieruſalem.