Romanos 1 - La Biblia del Oso  RV1569

Salutación

1. PAVLO ſieruo de Ieſus el Chriſto, llamado Apoſtol: apartado àl Euangelio de Dios.

2. El qual auia antes prometido, por ſus Prophetas en las ſanas Eſcripturas:

3. De ſu Hijo, (el qual [le] fue hecho de la ſimiente de Dauid, ſegun la carne:

4. El qual fue declarado Hijo de Dios con potencia ſegun el Eſpiritu de ſanificacion, por la reſurrecion de los muertos) de Ieſus el Chriſto Señor nueſtro:

5. Por el qual recebimos la gracia y el Apoſtolado para hazer que ſe obedezca à la fe en todas las Gentes en ſu Nombre:

6. Entre las quales ſoys tambiẽ voſotros llamados de Ieſu Chriſto.

7. A todos loſque eſtays en Roma, Amados de Dios, llamados Sanos, Gracia y paz ayays de Dios nueſtro Padre, y del Señor Ieſus el Chriſto.

Deseo de Pablo de visitar Roma

8. Primeramente cierto hago gracias à mi Dios por Ieſus el Chriſto acerca de todos voſotros, deque vueſtra ſe es predicada en todo el mundo.

9. Porque teſtigo me es Dios, àl qual ſiruo en mi eſpiritu en el Euangelio de ſu Hijo, q̃ ſin ceßar me acuerdo de voſotros

10. Siẽpre en mis oraciones, rogãdo ſi àl fin algun tiẽpo aya de auer por la volũtad de Dios proſpero viaje para venir à voſotros.

11. Porq̃ hos deßeo ver: para repartir con voſotros algun don eſpiritual para confirmarhos.

12. Es à ſaber para ſer juntamente cõſolado con voſotros por la comun fe, vueſtra y juntamente mia.

13. Mas no quiero, hermanos, que ignoreys, que muchas vezes he propueſto de venir à voſotros, (empero haſta aora he ſido eſtoruado,) para tener tambien entre voſotros algũ fruto, como entre las otras Gentes.

14. A Griegos y à barbaros, à ſabios y à no ſabios ſoy deudor.

15. Anſique quanto à mi, preſto eſtá el annunciar el Euangelio tambien à loſque eſtays en Roma.

El poder del evangelio

16. Porque no me auerguenço del Euãgelio: porq̃ es potencia de Dios para dar ſalud à todo aquel que cree: àl Iudio primeramente, y tambien àl Griego.

17. Porque la juſticia de Dios ſe deſcubre en el de fe en fe, como eſtá eſcripto, Mas el juſto biuirá por la fe.

La culpabilidad del hombre

18. Porq̃ manifieſta es la yra de Dios del cielo cõtra toda impiedad y injuſticia de los hõbres q̃ detienen la verdad de Dios con injuſticia:

19. Porq̃ loq̃ de Dios ſe conoce, à ellos es manifieſto: porq̃ Dios ſe lo manifeſtó.

20. Porq̃ las coſas inuiſibles deel, entẽdidas por la creaciõ del mũdo, es à ſaber por las coſas q̃ ſon hechas, ſe veen: como ſon ſu eterna potencia, y diuinidad, para q̃ queden ſin excuſa:

21. Deq̃ auiendo conocido à Dios, no lo glorificarõ como à Dios, ni le hizieron gracias: antes ſe deſuanecierõ en ſus fantaſias, y el tõto coraçõ dellos fue entenebrecido.

22. Que diziẽdo ſe ſer ſabios, fuerõ buel tos locos.

23. Y trocarõ la gloria del Dios incorruptible en ſemejança de imagen de hombre corruptible, y de aues, y de animales de quatro pies, y de ſerpientes.

24. Por loqual tãbien Dios los entregó à las cõcupiscencias de ſus coraçones para immundicia, paraque contaminaßen ſus cuerpos entre ſi:

25. Que mudarõ la verdad de Dios en mẽtira, honrrádo y ſiruiendo à las criaturas antes q̃ àl Criador, el qual es bendito por ſiglos. Amen.

26. Por loqual Dios los entregó à affeos vergõçoſos; porq̃ aũ ſus mugeres mudarõ el natural vso en el vso que es contra natura:

27. Y por el ſemejante los machos, dexado el vso natural de la hẽbra, ſe encendierõ en ſus cõcupiscẽcias los vnos cõ los otros, cometiendo torpedades machos con machos, y recibiendo enſi miſmos la recõpenſa que conuino dè ſu error.

28. Y como à ellos no les pareció tener à Dios en la noticia, Dios tãbien los entregó à peruerſo entendimiento, paraque hagã loque no conuiene;

29. Ateſtados de toda iniquidad, de fornicaciõ, de malicia, de auaricia, de maldad: llenos de embidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades:

30. Murmuradores, detraores, aborrecedores de Dios, injurioſos, ſoberuios, altiuos, inuentores de males, deſobedientes à ſus padres.

31. Necios, deſleales, ſin affeo humano ſin lealtad, ſin miſericordia.

32. Que auiendo entendido la juſticia de Dios, no entendieron que loſq̃ hazen tales coſas ſon dignos de muerte: no ſolo los q̃ las hazen, mas aun los que conſienten à loſque las hazen.