Marcos 2 - La Palabra (HispanoAmericana)

Jesús sana a un paralítico

1. Algunos días después, Jesús regresó a Cafarnaún*. En cuanto se supo que estaba en casa,

2. se reunió tanta gente, que no quedaba sitio ni siquiera ante la puerta. Y Jesús les anunciaba su mensaje.

3. Le trajeron entonces, entre cuatro, un paralítico.

4. Como a causa de la multitud no podían llegar hasta Jesús, levantaron un trozo del techo por encima de donde él estaba y, a través de la abertura, bajaron la camilla con el paralítico.

5. Jesús, viendo la fe de quienes lo llevaban, dijo al paralítico: — Hijo, tus pecados quedan perdonados.

6. Estaban allí sentados unos maestros de la ley, que pensaban para sí mismos:

7. “¿Cómo habla así este? ¡Está blasfemando! ¡Solamente Dios puede perdonar pecados!”.

8. Jesús, que al instante se dio cuenta de lo que estaban pensando en su interior, les preguntó: — ¿Por qué están pensando eso?

9. ¿Qué es más fácil? ¿Decir al paralítico: “Tus pecados quedan perdonados”, o decirle: “Levántate, recoge tu camilla y anda”?

10. Pues voy a demostrarles que el Hijo del hombre tiene autoridad para perdonar pecados en este mundo. Se volvió al paralítico y le dijo:

11. — A ti te hablo: Levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa.

12. Y él se levantó, recogió al punto su camilla y se fue en presencia de todos. Todos los presentes quedaron asombrados y alabaron a Dios diciendo: — Nunca habíamos visto cosa semejante.

Llamamiento de Leví

13. Jesús volvió a la orilla del lago, y toda la gente acudía a él para recibir sus enseñanzas.

14. Al pasar, vio a Leví*, el hijo de Alfeo, que estaba sentado en su despacho de recaudación de impuestos, y le dijo: — Sígueme. Leví se levantó y lo siguió.

15. Más tarde, estando Jesús sentado a la mesa en casa de Leví, muchos recaudadores de impuestos y gente de mala reputación se sentaron también con él y sus discípulos, porque eran muchos los que seguían a Jesús.

16. Pero algunos maestros de la ley pertenecientes al partido de los fariseos, al ver que comía con recaudadores de impuestos y gente de mala reputación, preguntaron a los discípulos: — ¿Por qué se sienta a comer con esa clase de gente?

17. Jesús lo oyó y les dijo: — No necesitan médico los que están sanos, sino los que están enfermos. Yo no he venido a llamar a los buenos, sino a los pecadores.

La pregunta sobre el ayuno

18. En cierta ocasión los discípulos de Juan el Bautista y los fariseos estaban guardando un ayuno, y algunos de ellos se acercaron a Jesús para preguntarle: — ¿Por qué los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan y, en cambio, tus discípulos no ayunan?

19. Jesús les contestó: — ¿Pueden acaso ayunar los invitados a una boda mientras el novio está con ellos? En tanto tengan a su lado al novio, no tienen por qué ayunar.

20. Ya llegará el momento en que les faltará el novio; entonces ayunarán.

21. Nadie remienda un vestido viejo con una pieza de tela nueva, porque la tela nueva tira de la vieja, y el roto se hace mayor.

22. Tampoco echa nadie vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo rompe los odres, y se pierden al mismo tiempo los odres y el vino. A vino nuevo, odres nuevos.

Los discípulos recogen espigas en el día de reposo

23. Un sábado iba Jesús paseando por entre unos sembrados. Los discípulos, según pasaban, se pusieron a arrancar espigas.

24. Los fariseos dijeron a Jesús: — ¿No ves que están haciendo algo que no está permitido en sábado?

25. Jesús les contestó: — ¿Nunca han leído ustedes lo que hizo David cuando él y sus compañeros se sintieron muy hambrientos?

26. Entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió de los panes de la ofrenda, algo que no estaba permitido comer a nadie, sino solamente a los sacerdotes. Y dio también a los que lo acompañaban.

27. Y Jesús añadió: — Dios hizo el sábado por causa del ser humano, y no al ser humano por causa del sábado.

28. ¡El Hijo del hombre es Señor también del sábado!