1 Pedro 5 - EUNSA (Nuevo Testamento)

Apacentad la grey de Dios

1. A los presbíteros que hay entre vosotros, yo -presbítero como ellos y, además, testigo de los padecimientos de Cristo y partícipe de la gloria que va a manifestarse- os exhorto:

2. apacentad la grey de Dios que se os ha confiado, gobernando no a la fuerza, sino de buena gana según Dios; no por mezquino afán de lucro, sino de corazón;

3. no como tiranos sobre la heredad del Señor, sino haciéndoos modelo de la grey.

4. Así, cuando se manifieste el Pastor Supremo, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

5. De la misma forma vosotros, los jóvenes, estad sujetos a los presbíteros. Y todos, revestíos de humildad en el trato mutuo, porque "Dios resiste a los soberbios" "y a los humildes da la gracia".

6. Humillaos, por eso, bajo la mano poderosa de Dios, para que a su tiempo os exalte.

7. Descargad sobre Él todas vuestras preocupaciones, porque Él cuida de vosotros.

8. Sed sobrios y vigilad, porque vuestro adversario, el diablo, como un león rugiente, ronda buscando a quien devorar.

9. Resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos dispersos por el mundo soportan los mismos padecimientos.

10. Y, después de haber sufrido un poco, el Dios de toda gracia, que os ha llamado en Cristo a su eterna gloria, os hará idóneos y os consolidará, os dará fortaleza y estabilidad.

11. A él el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Salutaciones finales

12. Por medio de Silvano, a quien juzgo hermano fiel, os he escrito brevemente, para exhortaros y atestiguaros que ésta es la verdadera gracia de Dios. Perseverad en ella.

13. Os saluda la Iglesia de Babilonia -elegida como vosotros- y, en particular, Marcos, mi hijo.

14. Saludaos mutuamente con el beso de la caridad. La paz esté con todos vosotros que estáis en Cristo.