Tito 3 - EUNSA (Nuevo Testamento)

Justificados por gracia

1. Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes y a las autoridades: que les obedezcan, que estén dispuestos a hacer el bien,

2. sin injuriar a nadie ni darse a las discordias, sino que sean modestos, dando muestras de comprensión con todos los hombres.

3. Pues también nosotros éramos en otro tiempo insensatos, desobedientes, extraviados, esclavos de las concupiscencias y diversos placeres, viviendo inmersos en la malicia y en la envidia, aborrecibles y odiándonos unos a otros.

4. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor a los hombres,

5. nos salvó, no por las obras justas que hubiéramos hecho nosotros, sino por su misericordia, mediante el baño de la regeneración y de la renovación en el Espíritu Santo,

6. que derramó copiosamente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador,

7. para que, justificados por su gracia, fuéramos herederos de la vida eterna que esperamos.

8. Verdadera es esta doctrina y quiero que en ella te mantengas firme, para que los que ya han creído en Dios pongan empeño en que se les reconozca por las buenas obras. Esto es bueno y útil para los hombres.

9. Evita las disquisiciones necias, las genealogías, las disputas y polémicas sobre la Ley, porque son inútiles y vanas.

10. Al cismático, después de una o dos amonestaciones, rehúyelo:

11. tú sabes que una persona así está pervertida y en pecado, y su propia conciencia le condena.

Instrucciones personales

12. Cuando te envíe a Artemas o a Tíquico, procura venir pronto a mi encuentro en Nicópolis, porque he pensado pasar allí el invierno.

13. A Zenas, el jurista, y a Apolo, procura proveerles de todo lo necesario para el viaje, para que nada les falte.

14. Que aprendan también los nuestros a que se les reconozca por las buenas obras, ayudando en las necesidades urgentes, para que no queden sin dar fruto.

Salutaciones y bendición final

15. Te saludan todos los que están conmigo. Saluda tú a nuestros amigos en la fe. La gracia esté con todos vosotros.