2 Timoteo 2 - Nacar-Colunga

Un buen soldado de Jesucristo

1. Tú, pues, hijo mío, ten buen cuidado, confiado en la gracia de Cristo Jesús;"

2. y lo que de mí oíste ante muchos testigos, encomiéndalo a hombres fieles, capaces de enseñar a otros.

3. Soporta las fatigas, como buen soldado de Cristo Jesús.

4. Ningún soldado, al emprender una campaña, se embaraza con los negocios de la vida, para complacer al que le alistó.

5. Y quienquiera que compite en el estadio, no es coronado, si no compite legítimamente.

6. El labrador que se fatiga, debe ser el primero en participar de los frutos.

7. Entiende bien lo que quiero decir, porque el Señor te dará la inteligencia de todo.

8. Acuérdate de que Jesucristo, del linaje de David, resucitó de entre los muertos, según mi evangelio,

9. por el cual sufro hasta las cadenas como un malhechor; pero la palabra de Dios no está encadenada."

10. Todo lo soporto por amor de los elegidos, para que éstos alcancen la salud en Cristo Jesús y la gloría eterna.

11. Verdadero es el dicho: “Si padecemos con El, también con El viviremos;"

12. si sufrimos con El, con El remaremos; si le negamos, también El nos negará;"

13. si le fuéremos infieles, El permanecerá fiel, que no puede negarse a sí mismo.”

Un obrero aprobado

14. Esto has de enseñar, protestando ante Dios no ocuparte en disputas vanas, que para nada sirven, si no es para perdición de los oyentes.

15. Mira bien cómo presentarte ante Dios, probado como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que distribuye sabiamente la palabra de la verdad.

16. Evita las profanas y vanas parlerías, que fácilmente llevan a la impiedad,

17. y su palabra cunde como gangrena. De ellos son Himeneo y Fileto,

18. que, extraviándose de la verdad, dicen que la resurrección se ha realizado ya, pervirtiendo con esto la fe de algunos.

19. Pero el sólido fundamento de Dios se mantiene firme con este sello: “El Señor conoce a los que son suyos” y “Apártese de la iniquidad quien tome en sus labios el nombre del Señor.”

20.

21. Quien se mantenga puro de estos errores, será vaso de honor, santificado, idóneo para uso del Señor, dispuesto para toda obra buena.

22. Huye las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, la caridad, la paz, con todos los que invocan al Señor con puro corazón.

23. Evita también las cuestiones necias y tontas, pues siempre engendran altercados,

24. y al siervo del Señor no le conviene altercar, sino mostrarse manso con todos, pronto para enseñar, sufrido,

25. y con mansedumbre corregir a los adversarios, por si Dios les concede el arrepentimiento, y reconocer la verdad

26. y librarse del lazo del diablo, a cuya voluntad están sujetos.