Versículos Bíblicos



Filipenses 1 - Palabra de Dios para Todos

Salutación

1. Querido pueblo santo de Dios que pertenece a Jesucristo: Nosotros, Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, los saludamos a todos ustedes que viven en Filipos, a sus ancianos líderes y a los ayudantes de la iglesia.

2. Que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo estén con ustedes.

Oración de Pablo por los creyentes

3. Doy gracias a Dios cada vez que me acuerdo de ustedes.

4. Siempre oro con alegría por todos ustedes.

5. Me alegro mucho de que me hayan ayudado siempre que he anunciado las buenas noticias, desde el momento en que comenzaron a creer hasta ahora.

6. Estoy convencido de que Dios empezó una buena obra entre ustedes y la continuará hasta completarla el día en que Jesucristo regrese.

7. Y creo que no me equivoco en mi forma de pensar, porque los llevo en el corazón. Han compartido conmigo el generoso amor que Dios me ha mostrado. Ustedes siempre han sido solidarios conmigo, no sólo cuando estuve en prisión, sino también cada vez que tuve que defender las buenas noticias y probar que son la verdad.

8. Dios es testigo de que los extraño y los recuerdo con el mismo afecto de Jesucristo.

9. Y esta es mi oración: que el amor entre ustedes siga creciendo cada vez más, y que esté acompañado de conocimiento y completo entendimiento;

10. para que así vean la diferencia entre el bien y el mal, y escojan el bien. Así qué ustedes estarán limpios y sin falta el día en que Cristo vuelva.

11. Por el poder de Jesucristo, ustedes darán una cosecha abundante de buenas obras para honra y alabanza de Dios.

Para mí el vivir es Cristo

12. Hermanos, quiero que sepan que lo que me ha pasado ha servido para que se conozcan más las buenas noticias.

13. Todos los guardias romanos y la otra gente saben que estoy preso porque soy seguidor de Cristo.

14. Además, mi encarcelamiento ha servido para animar a muchos de mis hermanos seguidores del Señor a no tener miedo de dar a conocer el mensaje.

15. Es cierto que algunos anuncian el mensaje de Cristo movidos por envidia y con el deseo de causar problemas. Pero estoy seguro de que otros lo hacen con buenas intenciones.

16. Ellos anuncian el mensaje de Cristo por amor y saben que estoy preso por defender las buenas noticias.

17. Pero los otros proclaman a Cristo sólo por figurar, no son sinceros. Lo que quieren es causarme problemas ahora que estoy preso.

18. Pero eso no importa porque lo verdaderamente importante es dar a conocer a Cristo, aunque algunos lo hagan por razones equivocadas. De todas maneras, me alegra que se hable acerca de Cristo. Y seguiré alegrándome,

19. porque sé que esto resultará en mi libertad, gracias a sus oraciones y a la ayuda del Espíritu de Jesucristo.

20. Mi principal deseo y esperanza es no fallarle a Cristo. Espero seguir, como siempre, teniendo el valor necesario para honrar a Cristo a través de mi vida, sin importar si vivo o muero.

21. Porque para mí, vivir verdaderamente es vivir en Cristo y morir sería una ganancia.

22. Pero si sigo viviendo en este cuerpo, puedo seguir trabajando para el Señor. Por eso no sé qué escoger.

23. Es muy difícil escoger entre vivir o morir. Quisiera dejar esta vida y estar con Cristo, pues eso sería mucho mejor.

24. Pero quedarme en la tierra es mucho más necesario para seguirles ayudando a ustedes.

25. Sé que me quedaré aquí con ustedes porque estoy convencido de que me necesitan. Me quedaré aquí para que ustedes aumenten su felicidad y su fe.

26. Así tendrán mucha alegría en Jesucristo cuando nos volvamos a ver.

27. Pero sobre todo, vivan de una manera digna de las buenas noticias de Cristo. Ya sea que yo regrese a ustedes o no, quisiera escuchar que permanecen en el mismo propósito y luchando todos juntos por la fe revelada en las buenas noticias.

28. Quiero escuchar que no se han dejado asustar por sus enemigos. Esto será una clara señal de la derrota de los que no creen y de que ustedes se van a salvar, y todo esto viene de Dios.

29. Dios les ha concedido el honor no sólo de creer en Cristo, sino también de sufrir por él.

30. Ustedes y yo luchamos por la misma causa. Antes se dieron cuenta de cómo luché y ahora saben que estoy haciendo lo mismo.

>