Versículos Bíblicos



Juan 1 - Palabra de Dios para Todos

El Verbo hecho carne

1. Antes del comienzo del mundo ya existía la Palabra, la Palabra estaba con Dios y era Dios.

2. Estaba ahí con Dios en el comienzo.

3. Todo se hizo por aquel que es la Palabra; sin él, nada se habría hecho.

4. Él creó la vida y la vida estaba en él, y esa vida era luz para la gente.

5. La Luz brilla en la oscuridad, y la oscuridad no ha podido contra ella.

6. Hubo un hombre enviado por Dios que se llamaba Juan.

7. Él vino a hablar sobre la Luz para que la gente pudiera creer.

8. Juan no era la Luz; él sólo vino a hablar de la Luz.

9. La Luz verdadera que ilumina a todo ser humano entraba al mundo.

10. El que es la Palabra ya estaba en el mundo. Él creó el mundo, pero el mundo no lo reconoció.

11. Vino al mundo que le pertenecía, pero su propia gente no lo aceptó.

12. Pero a los que lo aceptaron y creyeron en él, les dio el derecho de ser hijos de Dios.

13. Estos hijos no nacieron como nace un bebé, ni por deseo o plan de sus padres, sino que nacieron de Dios.

14. La Palabra se hizo hombre y vivió entre nosotros lleno de generoso amor y verdad. Vimos su esplendor, ese esplendor que pertenece al Hijo único del Padre.

15. Juan hablaba sobre él y le dijo a la gente: "Este es el hombre del que yo les hablaba. Era de él que les decía: 'El que va a venir después de mí es más importante que yo porque existía antes que yo'".

16. Todos hemos recibido muchos favores porque él está lleno de generoso amor y verdad.

17. Dios dio la ley por medio de Moisés, pero el generoso amor y la verdad de Dios llegaron por medio de Jesucristo.

18. Nadie ha visto jamás a Dios, pero el Hijo único, quien él mismo es Dios, nos lo ha dado a conocer. Él está lo más cercano al Padre.

Testimonio de Juan el Bautista

19. Los judíos de Jerusalén enviaron unos sacerdotes y levitas a Juan y le preguntaron: -¿Quién eres tú?

20. Juan respondió sin titubear: -Yo no soy el Cristo.

21. También le preguntaron: -Entonces, ¿quién eres? ¿Eres Elías? Juan respondió: -No lo soy. -¿Eres tú el Profeta? Él contestó: -No.

22. Entonces le dijeron: -¿Quién eres tú? Dínoslo y así podremos llevar alguna respuesta a los que nos mandaron. ¿Qué dices sobre ti mismo?

23. Él dijo estas palabras del profeta Isaías: -Yo soy el que grita en el desierto: '¡Hagan el camino recto para el Señor!'

24. Los fariseos habían mandado a estos hombres.

25. Ellos le preguntaban: -Si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el Profeta, entonces, ¿por qué bautizas?

26. Juan les respondió: -Yo bautizo con agua, pero entre ustedes hay alguien que no conocen y

27. él viene después de mí. Yo no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias.

28. Eso pasó en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.

El Cordero de Dios

29. Al día siguiente, Juan vio que Jesús estaba acercándose a él y dijo: "Miren, él es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

30. A él me refería cuando dije: 'Hay un hombre que viene después de mí que es más importante que yo porque existía antes que yo'.

31. Yo mismo no lo conocía, pero vine a bautizar con agua para que así Israel pudiera darse cuenta de quién es él".

32. Entonces Juan dijo: "Yo no lo conocía, pero Dios que me envió para que bautizara con agua me dijo: 'Tú verás al Espíritu bajar y colocarse sobre el que bautiza con el Espíritu Santo'. Así pasó: yo vi al Espíritu que bajó del cielo en forma de paloma y se colocó sobre él.

33. Entonces Juan dijo: "Yo no lo conocía, pero Dios que me envió para que bautizara con agua me dijo: 'Tú verás al Espíritu bajar y colocarse sobre el que bautiza con el Espíritu Santo'. Así pasó: yo vi al Espíritu que bajó del cielo en forma de paloma y se colocó sobre él.

34. Lo he visto y por eso digo que este es el Hijo de Dios".

Los primeros discípulos

35. Al día siguiente, Juan estaba allí de nuevo y dos de sus seguidores lo acompañaban.

36. Cuando vio pasar a Jesús, dijo: -Miren, este es el Cordero de Dios.

37. Cuando los dos seguidores lo escucharon decir esto, siguieron a Jesús.

38. Jesús se dio la vuelta, vio que lo seguían y les preguntó: -¿Qué quieren? Ellos le dijeron: -Rabí, (que quiere decir: "Maestro") ¿dónde te estás quedando?

39. Jesús les contestó: -Vengan a ver. Entonces ellos fueron y vieron dónde se estaba quedando y pasaron ese día con él. Eso fue como a las cuatro de la tarde.

40. Andrés, hermano de Simón Pedro, fue uno de los que oyó a Juan y siguió a Jesús.

41. Primero buscó a su hermano Simón y le dijo: -Encontramos al Mesías (que quiere decir: Cristo).

42. Andrés llevó a Simón Pedro a donde estaba Jesús. Jesús lo vio y dijo: -Tú eres Simón el hijo de Juan, tu nombre será Cefas (que significa Pedro).

Jesús llama a Felipe y a Natanael

43. Al día siguiente, Jesús decidió ir a Galilea. Encontró a Felipe, y le dijo: -Sígueme.

44. Felipe era de Betsaida, el pueblo de Andrés y de Pedro.

45. Felipe buscó a Natanael, y le dijo: -Hemos encontrado a aquel sobre el que escribió Moisés en la ley, y los profetas también escribieron acerca de él. Es Jesús de Nazaret, el hijo de José.

46. Natanael le dijo: -¡De Nazaret! ¿Acaso de allí puede salir algo bueno? Felipe dijo: -Ven y lo verás.

47. Jesús vio que Natanael se acercaba, y dijo: -Este es un hombre que pertenece verdaderamente al pueblo de Dios. No hay engaño en él.

48. Natanael le preguntó: - ¿Cómo es que me conoces? Jesús le respondió: -Yo te vi cuando estabas debajo de la higuera, antes de que Felipe te invitara a verme.

49. Natanael respondió: -Maestro, ¡Tú eres el hijo de Dios, el rey del pueblo de Dios! Jesús contestó:

50. -¿Crees eso porque dije que te había visto debajo de la higuera? Pues verás cosas más grandes que estas.

51. Luego le dijo: -Les digo la verdad: ustedes verán el cielo abierto y los ángeles de Dios bajando y subiendo sobre el Hijo del hombre.

>