Judas 1 - Palabra de Dios para Todos

Salutación

1. Estimados hermanos que han sido llamados por Dios Padre: Les saludo yo, Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago. Dios los ama y Jesucristo los protege.

2. ¡Que cada vez reciban más misericordia, amor y paz!

Falsas doctrinas y falsos maestros

3. De verdad he querido escribirles acerca de la salvación que compartimos. Pero ahora siento la necesidad de escribirles sobre otro asunto: les ruego que sigan luchando por la fe que Dios una vez le dio a su pueblo santo.

4. Pues hay unos que no creen en Dios que se han metido secretamente entre ustedes; de ellos ya se ha dicho en las Escrituras que van a ser condenados. Están en contra de Dios, toman el generoso amor de Dios como excusa para justificar su conducta inmoral y niegan a Jesucristo, nuestro único Dueño y Señor.

5. Quiero recordarles algo que ustedes ya saben: que el Señor salvó a su pueblo de Egipto pero luego destruyó a los que no creyeron.

6. Acuérdense también de los ángeles que no conservaron su posición de autoridad sino que abandonaron su lugar. Dios los mantiene en la oscuridad, atados eternamente con cadenas, esperando el gran juicio.

7. Recuerden también a Sodoma y Gomorra y las ciudades cercanas. Dios las condenó al fuego eterno porque cometieron inmoralidades y perversiones sexuales. Son como los ángeles antes mencionados, su castigo nos sirve de advertencia.

8. No obstante, estos individuos también contaminan su cuerpo. Viven soñando, no aceptan la autoridad e insultan a los seres espirituales superiores.

9. Ni siquiera el arcángel Miguel cuando estaba discutiendo con el diablo sobre el cuerpo de Moisés se atrevió a insultar al diablo, sino que le dijo: "¡Que el Señor te reprenda!"

10. Pero estos critican lo que no entienden, y lo poco que entienden lo usan para destruirse, como si fueran animales que actúan por instinto.

11. ¡Pobre gente! Se fueron por el mismo camino de Caín. Por conseguir dinero se van por el camino equivocado como Balaam y hablan contra la autoridad y son destruidos como le pasó a Coré.

12. Esa gente es un peligro para ustedes en sus reuniones fraternales. Sólo vienen a comer y a divertirse sin tener ningún respeto a Dios. Son como nubes sin agua que arrastra el viento y como árboles que ya deberían dar fruto pero no lo dan. Están completamente muertos, así que serán arrancados de raíz.

13. Son como fuertes olas del mar que producen mucha espuma. Ellos cometen acciones vergonzosas como las olas producen espuma. Son como planetas que vagan en el cielo, en la más negra oscuridad.

14. Enoc, que fue el séptimo descendiente desde Adán, dijo sobre esta gente: "¡Miren! el Señor va a venir con miles y miles de sus santos ángeles

15. para juzgar y castigar a cada uno por la maldad que haya hecho y por todo lo malo que haya dicho en contra de Dios".

16. Esta gente se la pasa quejándose y buscando faltas en los demás, pero ellos siempre hacen el mal que les da la gana. Se enorgullecen de sí mismos y adulan a los demás sólo para aprovecharse de ellos.

Amonestaciones y exhortaciones

17. Pero ustedes, queridos hermanos, recuerden las palabras que antes dijeron los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.

18. Ellos continuamente les decían: "En los últimos tiempos, habrá algunos que se burlarán de Dios y vivirán conforme a sus malos deseos".

19. Esos son los que causan división, viven de acuerdo a los instintos naturales y no tienen el Espíritu.

20. Pero ustedes, estimados hermanos, fortalézcanse unos a otros en su fe santísima. Oren por medio del Espíritu Santo.

21. Permanezcan en el amor de Dios. Sigan recibiendo la misericordia de nuestro Señor Jesucristo hasta que los lleve a la vida eterna.

22. Tengan compasión de los que tienen dudas.

23. A otros sálvenlos del fuego y traten al resto con misericordia, pero ¡ojo! Tengan mucho cuidado, hay que odiar el pecado y rechazar hasta la ropa contaminada por la mala vida que ellos llevan.

Doxología

24. Dios es capaz de cuidarnos para que no caigamos, y puede también hacernos entrar a su presencia gloriosa con gran alegría y sin falta alguna.

25. Él es el único Dios y Salvador nuestro. A él sea la gloria, la grandeza, el poder y la autoridad por Jesucristo nuestro Señor, antes, ahora y siempre. Así sea.

>