Versículos Bíblicos



Romanos 1 - Palabra de Dios para Todos

Salutación

1. Esta carta la escribo yo, Pablo, siervo de Cristo Jesús, quien me llamó para ser apóstol. Me escogió para anunciar a todos las buenas noticias de Dios.

2. Dios había prometido estas buenas noticias a su pueblo desde hace mucho tiempo, por medio de sus profetas en las Sagradas Escrituras.

3. Las buenas noticias tratan del Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. Como humano, él nació de la familia de David, pero por el poder de Dios a través del Espíritu Santo fue declarado Hijo de Dios al ser resucitado de entre los muertos.

4. Las buenas noticias tratan del Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. Como humano, él nació de la familia de David, pero por el poder de Dios a través del Espíritu Santo fue declarado Hijo de Dios al ser resucitado de entre los muertos.

5. Por medio de Jesucristo, Dios me dio el privilegio de ser apóstol para que la gente de todas las naciones crea y obedezca a Dios. Hago este trabajo para honrar a Cristo.

6. También a ustedes, los de Roma, Dios los ha llamado para pertenecer a Jesucristo.

7. Esta carta la escribo para toda la gente de Roma que Dios ama y ha llamado para ser su pueblo santo. Que la paz y el generoso amor de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo estén siempre con ustedes.

Deseo de Pablo de visitar Roma

8. Ante todo, le doy gracias a Dios por todos ustedes por medio de Jesucristo. Todo el mundo habla de la fe que ustedes tienen.

9. Dios sabe que siempre los tengo presentes en mis oraciones. Le sirvo a él con todo mi corazón anunciando las buenas noticias sobre su Hijo.

10. Siempre le pido que pueda ir a verlos y esto será posible si Dios lo quiere.

11. Quiero verlos para poder darles un don espiritual que les ayudará a ser fuertes.

12. Mejor dicho, espero poder estar con ustedes para que juntos podamos apoyarnos con la fe que tenemos. Su fe me ayudará a mí y mi fe los ayudará a ustedes.

13. Hermanos, quiero que sepan que he intentado visitarlos varias veces, pero esto no ha sido posible. He querido visitarlos para ayudarlos a crecer espiritualmente, así como he ayudado a otros pueblos.

14. Tengo que servir a todos: a los cultos e incultos, a los sabios y a los necios.

15. Por eso estoy listo para anunciarles las buenas noticias también a ustedes que están en Roma.

El poder del evangelio

16. No vacilo en anunciar las buenas noticias porque son el poder que Dios usa para salvar a todos los que creen. Se anunciaron primero a los judíos, pero también son para los que no son judíos.

17. Las buenas noticias muestran cómo Dios nos aprueba por medio de la fe. La aprobación de Dios depende sólo de la fe, como dicen las Escrituras: "El que está bien con Dios, vivirá por la fe".

La culpabilidad del hombre

18. Dios muestra su ira desde el cielo contra la falta de respeto que la gente le tiene y la injusticia en que viven. Conocen la verdad pero la ocultan con las cosas malas que hacen.

19. Lo que se conoce sobre Dios, ellos lo saben muy bien porque Dios mismo se los ha mostrado.

20. Hay mucho acerca de Dios que la gente no puede ver: su poder eterno y todo aquello que lo hace ser Dios. De hecho, desde el comienzo del mundo, la gente ha podido entender todo esto con facilidad, porque se hace evidente en todo lo que Dios ha hecho. Así que no tienen excusa para hacer todo el mal que hacen.

21. Aunque los seres humanos conocían a Dios, no lo respetaron como él merece ni le dieron gracias. Terminaron pensando bobadas y se cerraron al entendimiento.

22. Se creían sabios, pero sólo eran unos tontos,

23. y cambiaron la grandeza del Dios inmortal para adorar ídolos, hechos con forma de simples hombres mortales, aves, cuadrúpedos y serpientes.

24. La gente estaba llena de pecado y quería hacer solamente el mal, por eso Dios los dejó que siguieran cometiendo pecados sexuales y deshonraran su cuerpo unos con otros.

25. Cambiaron la verdad de Dios por la mentira. Adoraron y sirvieron a la creación en lugar de adorar y servir a Dios, el Creador, a quien sea la honra para siempre. Así sea.

26. Por eso Dios los dejó seguir sus pasiones vergonzosas. Sus mujeres dejaron de tener relaciones sexuales con los hombres, que es lo natural, y empezaron a tener relaciones sexuales con otras mujeres.

27. De la misma forma, los hombres dejaron de tener relaciones sexuales con las mujeres, que es lo natural, y empezaron a desearse entre ellos. Los hombres hicieron cosas vergonzosas con otros hombres, y recibieron en sí mismos el pago merecido por su desviación.

28. Ya que la gente creyó que no era importante conocer a Dios, él los dejó que siguieran pervirtiendo su mente y terminaron haciendo lo que no deben.

29. Esta gente se mantiene haciendo toda clase de injusticia, corrupción, codicia y maldad. Viven llenos de envidia, asesinatos, peleas y fraudes. Siempre están pensando mal de los demás. Son unos chismosos;

30. hablan mal de los demás. Odian a Dios; son insolentes, orgullosos, vanidosos, inventan maldades y no obedecen a sus padres.

31. Son insensatos, no cumplen sus promesas, son insensibles y no tienen piedad de nadie.

32. Aunque saben que la ley de Dios dice que quienes hacen esto merecen morir, no les importa y siguen haciéndolo. Además afirman que los que hacen todo eso están en lo correcto.

>