Versículos Bíblicos



Santiago 1 - Palabra de Dios para Todos

Salutación

1. Queridos hermanos del pueblo de Dios que está disperso por el mundo: Un cordial saludo de Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo. Hermanos, alégrense cuando tengan que enfrentar diversas dificultades.

La sabiduría que viene de Dios

2. Queridos hermanos del pueblo de Dios que está disperso por el mundo: Un cordial saludo de Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo. Hermanos, alégrense cuando tengan que enfrentar diversas dificultades.

3. Ustedes ya saben que así se pone a prueba su fe, y eso los hará más pacientes.

4. Ahora bien, la paciencia debe alcanzar la meta de hacerlos completamente maduros y mantenerlos sin defecto.

5. Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará. Dios es generoso y nos da todo con agrado.

6. Pero deben pedirle a Dios con fe, sin dudar nada. El que duda es como una ola del mar que el viento se lleva de un lado a otro.

7. El que duda no sabe lo que quiere, por lo tanto no debe esperar nada del Señor pues el que duda es inestable en todo lo que hace.

8. El que duda no sabe lo que quiere, por lo tanto no debe esperar nada del Señor pues el que duda es inestable en todo lo que hace.

9. El hermano de condición humilde no se avergüence de ser pobre, porque Dios lo ha puesto en un lugar de honor.

10. El hermano rico no se avergüence cuando Dios lo humille, porque el rico desaparecerá como la flor de la hierba.

11. Cuando sale el sol hace calor y se seca la hierba; la flor se cae y ahí termina su hermoso aspecto. Así pasa con los ricos, en un momento los vemos ocupados en sus negocios y, de pronto, mueren.

Soportando las pruebas

12. Afortunado el que mantiene la fe cuando es tentado, porque Dios le dará un premio. Cuando pase la prueba, recibirá el premio de la vida eterna que Dios ha prometido a los que lo aman.

13. Cuando uno tenga una tentación, no diga que es tentado por Dios. Él no tiene nada que ver con el mal y no tienta a nadie.

14. Uno es tentado cuando se deja llevar por un mal deseo que lo atrae y lo seduce.

15. Luego, el deseo malo da a luz el pecado, y el pecado, una vez que ha crecido, conduce a la muerte.

16. No se engañen, mis queridos hermanos.

17. Todo lo bueno que hemos recibido, todo don perfecto, viene de Dios, del Padre creador de los astros del cielo, en quien nunca hay cambio ni sombra.

18. Dios nos dio nueva vida por medio del mensaje de la verdad para que seamos los hijos mayores de toda su creación.

Hacedores de la palabra

19. Recuerden queridos hermanos: estén más dispuestos a escuchar que a hablar. No se enojen fácilmente.

20. El que vive enojado no puede vivir como Dios manda.

21. Por eso, hay que ser humildes. Dejen toda esa mala conducta y todo lo malo que hacen, y acepten con humildad el mensaje que Dios ha puesto en cada uno de ustedes. Ese mensaje tiene el poder de salvarlos.

22. Pero no es suficiente con sólo oír el mensaje de Dios. Hay que obedecerlo. Si sólo lo oyen, sin hacer lo que dice, se están engañando a sí mismos.

23. El que oye el mensaje de Dios sin obedecer lo que dice es como el que se mira en un espejo.

24. Se mira en el espejo, se va y pronto olvida lo mal que se veía.

25. Por el contrario, la enseñanza que Dios da es perfecta y libera a la gente. Pero uno tiene que fijarse bien en ella y ponerla en práctica, en lugar de ser un oyente olvidadizo. Afortunado el que así lo hace.

26. Si alguien se cree religioso pero no controla sus palabras, se engaña a sí mismo y su religión no vale nada.

27. La religión pura y sin contaminación que Dios sí acepta es esta: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus dificultades y no dejarse influenciar por la maldad del mundo.

>