Colosenses 1 - Peshita (Nuevo Testamento)

Salutación

1. Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo,

2. a los que se encuentran en Colosas, hermanos santos y fieles en Jesucristo: Paz y gracia sean a ustedes de parte de Dios nuestro Padre.

Pablo pide que Dios les conceda sabiduría espiritual

3. Damos siempre gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, y oramos por ustedes

4. desde que nos enteramos de su fe en Jesucristo y de su amor para con todos los santos,

5. por causa de la esperanza que está reservada en el Cielo para ustedes, la cual escucharon desde el principio por la palabra de verdad del Evangelio,

6. el cual ha sido proclamado a ustedes, como también a todo el mundo, y crece y da fruto así también en ustedes, desde el día que escucharon y conocieron la gracia de Dios en verdad,

7. así como aprendieron de Epafras, nuestro amado consiervo, quien por ustedes es fiel ministro del Cristo,

8. quien nos ha dado a conocer de su amor en el espíritu.

9. Por esto, desde el día que nos enteramos, también nosotros no cesamos de orar por ustedes, y de rogar que sean colmados del conocimiento de la voluntad de Dios en toda sabiduría y en todo entendimiento espiritual,

10. para que se conduzcan como es recto, agradando a Dios en toda buena obra, dando fruto y creciendo en el conocimiento de Dios,

11. y siendo fortalecidos con todo poder, en toda perseverencia, paciencia y gozo según la grandeza de su gloria.

12. Den gracias a Dios Padre, que nos hizo dignos de participar de la herencia de los santos en luz,

13. y nos libertó del dominio de las tinieblas, y nos trasladó al reino de su Hijo amado,

14. en quien tenemos redención y perdón de pecados.

Reconciliación por medio de la muerte de Cristo

15. Él es la imagen del Dios invisible, el Primogénito de todas las creaciones.

16. Por medio de Él todas las cosas fueron creadas, tanto las que están en los cielos como las que están en la Tierra, todo lo visible y todo lo invisible, ya sean tronos, o dominios, o principados, o poderes; todo fue creado por medio de Él y para Él.

17. Él es antes que todas las cosas, y todas las cosas por Él existen.

18. Él es la cabeza del cuerpo, que es la Iglesia, porque Él es el principio y el Primogénito de entre los muertos, para que Él tenga la primacía en todo,

19. porque agradó a Dios que habitara en Él toda la plenitud;

20. y por medio de Él reconciliar todas las cosas consigo, ya sean las que están en la Tierra como las que están en los cielos, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz.

21. También a ustedes, que en otro tiempo eran extraños y adversarios en sus mentes por sus malas acciones, ahora les ha dado paz

22. mediante el cuerpo de su carne y por medio de su muerte, para presentarlos santos, sin mancha e irreprensibles delante de Él,

23. si persisten en su fe y su fundamento permanece firme, sin moverse de la esperanza del Evangelio que han escuchado, el cual ha sido proclamado a toda criatura que está debajo del cielo, del cual yo, Pablo, fui constituido ministro.

Ministerio de Pablo a los gentiles

24. Y me gozo en los padecimientos que sufro por ustedes, completando en mi carne lo que falta de las aflicciones del Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia,

25. de la cual yo he sido constituido ministro, según la administración de Dios que me fue conferida para ustedes, para que la palabra de Dios se cumpla;

26. el misterio que permaneció escondido por edades y por generaciones, pero en el presente ha sido revelado a sus santificados,

27. a quienes Dios quiso revelar cuál es la riqueza de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es el Cristo en ustedes, la esperanza de nuestra gloria,

28. a quien proclamamos, enseñamos y exponemos a todo hombre con toda sabiduría, para presentar a todo hombre maduro en Jesucristo,

29. porque para esto también trabajo, esforzándome con la ayuda del poder que me ha sido entregado.