Filipenses 1 - Peshita (Nuevo Testamento)

Salutación

1. Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos que están en Jesucristo y que se encuentran en Filipos, con los dignatarios y diáconos.

2. Gracia y paz a ustedes de parte de Dios nuestro padre y de nuestro Señor Jesucristo.

Oración de Pablo por los creyentes

3. Gracias doy a mi Dios porque continuamente los recuerdo,

4. porque en todas las intercesiones que hago por ustedes, gozándome he rogado

5. por su comunión en el Evangelio desde el primer día hasta hoy,

6. porque estoy convencido de esto: que Aquel que inició en ustedes las buenas obras, las perfeccionará hasta el día de nuestro Señor Jesucristo.

7. Y de este modo me es justo pensar esto de todos ustedes porque los he puesto en mi corazón, porque ustedes han participado conmigo en la gracia durante mis prisiones y en mi defensa de la verdad del Evangelio,

8. porque Dios me es testigo de cómo los amo en el amor de Jesucristo.

9. Y esto pido en oración: que el amor de ustedes crezca aún y sobreabunde en el conocimiento y en todo entendimiento espiritual,

10. para que disciernan las cosas que convienen, y sean ustedes puros y sin caída hasta el día del Cristo,

11. llenos de los frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

Para mí el vivir es Cristo

12. Pero deseo que sepan, hermanos míos, que las circunstancias en las que me encuentro son cada vez más provechosas para el Evangelio,

13. de modo tal que aún mis prisiones por causa del Cristo han sido notorias a todo el Pretorio[1] y a todos los demás,

14. y muchos de los hermanos en nuestro Señor, estando confiados a pesar de mis prisiones, se han atrevido a hablar cada vez más la palabra de Dios sin temor.

15. Algunos proclaman al Cristo por celos y contienda, pero otros de buena voluntad y por amor,

16. porque saben que estoy puesto para la defensa del Evangelio,

17. y los que proclaman al Cristo por contienda, no lo hacen con una actitud honesta, sino que esperan agregar aflicción a mis prisiones.

18. Pero me he regocijado en esto y me regocijo: que de todas maneras el Cristo sea proclamado, por pretexto o en verdad,

19. porque yo sé que gracias a su intercesión y por medio del don del espíritu de Jesucristo, estas cosas me resultarán para salvación,

20. de modo que confío y espero que en nada seré confundido, sino que tengo confianza, aún ahora, como siempre, de que el Cristo será exaltado en mi cuerpo, ya sea en vida o por muerte;

21. porque mi vida es el Cristo, y si muero me es ventaja.

22. Pero si también tengo fruto de mis labores en esta vida de la carne, no sé qué elegir,

23. porque por las dos cosas siento apremio: deseo partir para estar con el Cristo, lo cual me conviene mucho más,

24. pero me siento apremiado a permanecer en mi cuerpo por causa de ustedes.

25. Y esto sé con seguridad: que continuaré y permaneceré para gozo suyo y para el crecimiento de su fe,

26. para que cuando vaya nuevamente a ustedes, su gloria que es en Jesucristo abunde por medio de mí.

27. Sólo compórtense de una manera digna del Evangelio del Cristo, para que ya sea que vaya a verlos o que esté ausente, pueda escuchar respecto a ustedes que están firmes en un mismo espíritu y en una misma alma, venciendo unánimes mediante la fe del Evangelio,

28. y en nada perturbados por los que se nos oponen, lo cual es una señal de su propia perdición, pero para ustedes es su salvación, y esto proviene de Dios;

29. porque a ustedes les es concedido no solamente que crean firmemente en el Cristo, sino también que padezcan por causa de Él,

30. y que soporten la lucha como la que han visto en mí, y en la que ahora están enterados que estoy.