Salmos 55 - Reina Valera 1960

Plegaria pidiendo la destrucción de enemigos traicioneros Al músico principal; en Neginot. Masquil de David.

1. Al músico principal; en Neginot. Masquil de David. Escucha, oh Dios, mi oración, Y no te escondas de mi súplica.

2. Está atento, y respóndeme; Clamo en mi oración, y me conmuevo,

3. A causa de la voz del enemigo, Por la opresión del impío; Porque sobre mí echaron iniquidad, Y con furor me persiguen.

4. Mi corazón está dolorido dentro de mí, Y terrores de muerte sobre mí han caído.

5. Temor y temblor vinieron sobre mí, Y terror me ha cubierto.

6. Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría.

7. Ciertamente huiría lejos; Moraría en el desierto. Selah

8. Me apresuraría a escapar Del viento borrascoso, de la tempestad.

9. Destrúyelos, oh Señor; confunde la lengua de ellos; Porque he visto violencia y rencilla en la ciudad.

10. Día y noche la rodean sobre sus muros, E iniquidad y trabajo hay en medio de ella.

11. Maldad hay en medio de ella, Y el fraude y el engaño no se apartan de sus plazas.

12. Porque no me afrentó un enemigo, Lo cual habría soportado; Ni se alzó contra mí el que me aborrecía, Porque me hubiera ocultado de él;

13. Sino tú, hombre, al parecer íntimo mío, Mi guía, y mi familiar;

14. Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, Y andábamos en amistad en la casa de Dios.

15. Que la muerte les sorprenda; Desciendan vivos al Seol, Porque hay maldades en sus moradas, en medio de ellos.

16. En cuanto a mí, a Dios clamaré; Y Jehová me salvará.

17. Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.

18. El redimirá en paz mi alma de la guerra contra mí, Aunque contra mí haya muchos.

19. Dios oirá, y los quebrantará luego, El que permanece desde la antigüedad; Por cuanto no cambian, Ni temen a Dios. Selah

20. Extendió el inicuo sus manos contra los que estaban en paz con él; Violó su pacto.

21. Los dichos de su boca son más blandos que mantequilla, Pero guerra hay en su corazón; Suaviza sus palabras más que el aceite, Mas ellas son espadas desnudas.

22. Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.

23. Mas tú, oh Dios, harás descender aquéllos al pozo de perdición. Los hombres sanguinarios y engañadores no llegarán a la mitad de sus días; Pero yo en ti confiaré.

>