Génesis 1 - Serafín de Ausejo 1975

La creación

1. Al principio creó Dios el cielo y la tierra.

2. La tierra era una masa informe y caótica. Había tiniebla sobre la faz del abismo y el hálito de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas.

3. Dijo Dios: "Haya luz". Y hubo luz.

4. Vio Dios que la luz era buena y separó Dios la luz de la tiniebla.

5. Llamó Dios a la luz "día", y a la tiniebla "noche". Transcurrió la tarde y la mañana: el día primero.

6. Dijo Dios: "Haya una bóveda en medio de las aguas, que separe unas aguas de otras".

7. E hizo Dios la bóveda y separó las aguas que están debajo de la bóveda de las que están encima de ella. Y así fue.

8. Llamó Dios a la bóveda "cielo". Y transcurrió la tarde y la mañana: el día segundo.

9. Dijo Dios: "Que se junten en un lugar las aguas de debajo de la bóveda y aparezca lo seco". Y así fue.

10. Llamó Dios a lo seco "tierra", y al conjunto de las aguas lo llamó "mar". Y vio Dios que estaba bien.

11. Dijo Dios: "Produzca la tierra vegetación: plantas con semillas, árboles frutales que den fruto sobre la tierra según su especie, con su semilla dentro". Y así fue.

12. Produjo la tierra vegetación: plantas con semilla según su especie, y árboles que dan fruto, con la semilla dentro, según su especie. Y vio Dios que estaba bien.

13. Y transcurrió la tarde y la mañana: el día tercero.

14. Dijo Dios: "Haya lumbreras en la bóveda celeste que separen el día de la noche, señalen las festividades, los días y los años

15. y sirvan de lumbreras en el firmamento para alumbrar la tierra". Y así fue.

16. Hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para regir el día y la lumbrera menor para regir la noche; y también las estrellas.

17. Las puso Dios en la bóveda celeste para alumbrar la tierra,

18. para regir el día y la noche y para separar la luz de la tiniebla. Y vio Dios que estaba bien.

19. Y transcurrió la tarde y la mañana: el día cuarto.

20. Dijo Dios: "Bullan las aguas en un hervidero de seres vivientes, y vuelen aves sobre la tierra bajo la bóveda celeste".

21. Y creó Dios los grandes cetáceos y todos los seres vivos que serpentean y bullen en las aguas, según su especie, y todas las aves aladas según su especie. Y vio Dios que estaba bien.

22. Y Dios los bendijo diciendo: "Sed fecundos y multiplicaos; llenad las aguas del mar, y que se multipliquen las aves sobre la tierra".

23. Y transcurrió la tarde y la mañana: el día quinto.

24. Dijo Dios: "Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganados, reptiles y animales salvajes según su especie". Y así fue.

25. Hizo Dios los animales salvajes según su especie, los ganados, según su especie, y todos los reptiles de la tierra según su especie. Y vio Dios que estaba bien.

26. Dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, semejante a nosotros, y domine sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados de la tierra y sobre todos los reptiles terrestres".

27. Y creó Dios al hombre a imagen suya: a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

28. Dios los bendijo, diciéndoles: "Sed fecundos y multiplicaos; llenad la tierra y dominadla; mandad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que repta sobre la tierra".

29. Y dijo Dios: "Ved que os doy cuantas plantas de semilla hay sobre la faz de la tierra, y todos los árboles frutales que tienen semilla para que os sirva de alimento.

30. Y a todos los animales salvajes, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles de la tierra, a todo cuanto tiene hálito de vida, le doy toda hierba verde por alimento". Y así fue.

31. Contempló Dios toda su obra y estaba muy bien. Y transcurrió la tarde y la mañana: el día sexto.