Habacuc 3 - Serafín de Ausejo 1975

Oración de Habacuc

1. Oración del profeta Habacuc. En el tono de las lamentaciones. Súplica:

2. ¡Yahveh, he oído tu renombre, reverencio tu obra, Yahveh! En el curso de los años renuévala, en el curso de los años dala a conocer. Aun en la ira, recuerda la compasión.

3. Dios viene de Temán, el Santo del monte Parán. Selah Su majestad cubre los cielos, de su gloria se llena la tierra.

4. Su fulgor es como la luz; salen rayos de sus manos; allí está oculto su poder.

5. La peste le precede, le sigue la fiebre.

6. Cuando se levanta la tierra se estremece; cuando mira se sobresaltan las naciones, se desmoronan los montes eternos, se hunden los collados antiguos, sus caminos de siempre.

7. Veo aterradas las tiendas de Cusán, temblorosos los pabellones del país de Madián.

8. ¿Va tu enojo, Yahveh, contra los ríos? ¿Va contra los ríos tu cólera, o contra el mar tu furor, cuando cabalgas sobre tus caballos o en tus carros victoriosos?

9. Pones al desnudo tu arco, llenas de saetas tu aljaba. Selah Hiendes con ríos la tierra,

10. tiemblan los montes al verte, pasa una tromba de agua alza su voz el abismo, el sol levanta sus manos a lo alto

11. la luna se queda en su morada: huyen al resplandor de tus flechas, al deslumbrante fulgor de tu lanza.

12. Caminas por la tierra con furia, pisoteas las naciones con ira.

13. Saliste para salvar a tu pueblo, para salvar a tu ungido. Aplastas el techo de la casa del impío, descubres sus cimientos hasta la roca. Selah

14. Traspasas con tus saetas la cabeza de sus guerreros, se dispersan como torbellino todas sus tropas cuando se disponían, triunfantes, a devorar en secreto a un desvalido.

15. Cabalgaste por el mar con tus caballos, por la inmensidad de las aguas.

16. Lo he oído y se estremecen mis entrañas, ante esa noticia tiemblan mis labios, la caries penetra en mis huesos, vacilan mis pasos al andar. Esperaré tranquilo el día de angustia que ha de venir sobre el pueblo invasor.

17. La higuera no echará brotes, no darán fruto las viñas, fallará el producto del olivo, los campos no darán alimentos, faltarán las ovejas en el aprisco, no habrá vacas en los establos;

18. pero yo me alegraré en Yahveh, me gozaré en Dios mi salvador.

19. Yahveh, mi Señor, es mi fortaleza; me da pies como los de las ciervas, por las alturas me hace caminar. Al maestro del coro. Con instrumentos de cuerda.