Romanos 16 - Serafín de Ausejo 1975

Saludos personales

1. Os recomiendo a Febe, nuestra hermana, que es diaconisa de la iglesia de Céncreas,

2. para que la recibáis en el Señor como corresponde entre los hermanos y la asistáis en cualquier cosa que necesite de vosotros, ya que ella ha sido protectora de muchos, entre los que me incluyo.

3. Saludad a Prisca y a Áquila, mis colaboradores en Cristo Jesús,

4. que arriesgaron su cabeza por mi vida, a quienes no sólo yo sino todas las iglesias de los gentiles estamos agradecidos.

5. Saludad también a la iglesia que se reúne en su casa. Saludad a mi querido Epéneto, que fue primicia de Asia para Cristo.

6. Saludad a María, que tanto se ha empeñado por vosotros.

7. Saludad a Andronico y a Junia, mis parientes y compañeros de prisión, que son insignes entre los apóstoles e incluso se entregaron a Cristo antes que yo.

8. Saludad a Ampliato, mi querido amigo en el Señor.

9. Saludad a Urbano, colaborador nuestro en Cristo, y a mi querido amigo Estacio.

10. Saludad a Apeles, que ha dado excelentes pruebas de sí en Cristo. Saludad a los de la casa de Aristóbulo.

11. Saludad a Herodión, mi pariente. Saludad a los de la casa de Narciso, que pertenecen al Señor.

12. Saludad a Trifena y a Trifosa, que tanto afán ponen en el servicio del Señor. Saludad a la carísima Pérside, que tanto trabajó en el Señor.

13. Saludad a Rufo, el elegido en el Señor, y a su madre, que también lo es mía.

14. Saludad a Asíncrito, a Flegonte, a Hermes, a Patrobas, a Hermas, y a los hermanos que están con ellos.

15. Saludad a Filólogo y a Julia, a Nereo y a su hermana, a Olimpas y a todos los fieles que están con ellos.

16. Saludaos unos a otros con el ósculo santo. Os saludan todas las iglesias de Cristo.

17. Os ruego, hermanos, que estéis alerta frente a los que suscitan discordias y escándalos, en contra de la doctrina que aprendisteis. Apartaos de ellos.

18. Esos tales no sirven a Cristo, Señor nuestro, sino a sus propios bajos apetitos y, con su modo de hablar lisonjero y adulador, seducen el corazón de los sencillos.

19. Vuestra obediencia ha llegado a conocimiento de todos. Estoy, pues, contento de vosotros. Pero quiero que seáis experimentados en el bien y sin mezcla con el mal.

20. Y el Dios de la paz aplastará muy pronto a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesús sea con vosotros.

21. Os saluda Timoteo, mi colaborador, así como Lucio, Jasón y Sosípatro, mis parientes.

22. También yo, Tercio, que he escrito esta carta, os saludo en el Señor.

23. Os saluda Gayo, que nos da hospitalidad a mí y a toda la iglesia. Os saluda Erasto, tesorero de la ciudad, y el hermano Cuarto.

24.

Doxología final

25. Al que puede afianzaros en el evangelio que anuncio y en la proclamación de Jesucristo, según la revelación del misterio mantenido en secreto durante siglos eternos,

26. pero manifestado ahora, por medio de los escritos proféticos, según disposición del eterno Dios, y dado a conocer a todos los gentiles, para que obedezcan a la fe,

27. a Dios, el único sabio, a Él sea la gloria eternamente, por medio de Jesucristo. Amén.