El gran pasaje – Devocional Diario

Durante una reunión profesional, uno de los miembros importantes de la comisión estaba ausente. Los presentes se extrañaban de que no estuviese, porque lo habían visto poco antes. De repente alguien vino a avisar: -No lo esperen más, está junto a su padre, que se está yendo.


Éxodo 1 - Martin Nieto

Aflicción de los israelitas en Egipto

1. Éstos son los nombres de los israelitas que bajaron a Egipto con Jacob, cada uno con su familia.

2. Rubén, Simeón, Leví, Judá,

3. Isacar, Zabulón y Benjamín,

4. Dan y Neftalí, Gad y Aser.

5. Todas las personas nacidas de Jacob fueron setenta. José estaba ya en Egipto.

6. Murió José, así como sus hermanos y toda aquella generación.

7. Los israelitas, muy fecundos, se multiplicaron sobremanera, aumentando progresivamente y llegando a ser tan numerosos que llenaron toda aquella región.

8. Surgió en Egipto un nuevo rey que no había conocido a José, y dijo a su pueblo:

9. "El pueblo israelita es más numeroso y potente que nosotros.

10. Obremos cautamente con él para que no siga multiplicándose, no vaya a suceder que venga una guerra, se unan con nuestros enemigos, luchen contra nosotros y logren salir del país".

11. Pusieron al frente de ellos capataces que los oprimiesen con trabajos forzados en la edificación de Pitón y Rameses, ciudades almacenes del Faraón.

12. Pero cuanto más los oprimían, más se multiplicaban y crecían; los egipcios llegaron a odiar a los israelitas.

13. Los redujeron a la condición de esclavos, tratándolos duramente

14. y amargando su vida con trabajos forzados: en la fabricación de mortero y ladrillos y en las diversas faenas del campo, trabajos a los que los sometían con dureza.

15. El rey de Egipto dijo a Sifrá y Fuá, parteras de las hebreas:

16. "Cuando asistáis en un parto a las hebreas, mirad el sexo; si es niño, matadlo; si es niña, dejadla vivir".

17. Pero las parteras temieron a Dios y no hicieron lo que les había mandado el rey de Egipto, sino que dejaban vivir también a los niños.

18. Entonces el rey de Egipto mandó llamar a las parteras y les dijo: "¿Por qué habéis obrado así y habéis dejado vivir a los niños?".

19. Las parteras respondieron al Faraón: "Las mujeres hebreas no son como las egipcias; son robustas, y antes que la partera llegue, ya han dado a luz".

20. Dios favoreció a las parteras, y el pueblo siguió multiplicándose, llegando a ser muy poderoso.

21. Por haber temido a Dios las parteras, él bendijo sus casas.

22. Entonces el Faraón dio esta orden a todo el pueblo: "Echad al río a todo varón que nazca, pero dejad vivir a las niñas".