Tito 1 - Version Moderna (1929)

Salutación

1. PABLO, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios, y el conocimiento de la verdad, que es según la piedad,

2. con esperanza de vida eterna, la que Dios, que no puede mentir, prometió antes de los tiempos de los siglos,

3. (pero en sus propias sazones ha dado a conocer su palabra, en la predicación que me fué encomendada, según el mandamiento dé Dios nuestro Salvador,)

El amor y la fe de Filemón

4. a Tito, verdadero hijo mío, conforme a nuestra común fe: Gracia y paz de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador.

Requisitos de ancianos y obispos

5. ¶Por esta causa te dejé en Creta, para que acabases de poner en orden las cosas que faltaban, y para que constituyeses ancianos en cada ciudad como yo te ordené:

6. si alguno fuere sin tacha, marido de una sola mujer, teniendo hijos creyentes, no acusados de disolución, ni contumaces.

7. Porque el obispo ha de ser sin reproche, como que es administrador de Dios; no soberbio, no colérico, no rencilloso, no peleador, no codicioso de torpe ganancia;

8. sino hospitalario, amador de lo bueno, de buen sentido, justo, santo, templado,

9. reteniendo firme la palabra fiel, que es conforme a la enseñanza, para que pueda así exhortar en la sana doctrina, y convencer a los que contradicen.

10. ¶Porque hay muchos turbulentos, vanos palabreros e impostores, especialmente los de la circuncisión,

11. a quienes es menester cerrarles la boca; hombres que trastornan familias enteras, enseñando lo que no deben, por torpe ganancia.

12. Ha dicho uno de ellos mismos, profeta propio suyo: Los cretenses son siempre mentirosos, malas bestias, glotones perezosos.

13. Este testimonio es verdadero: por lo cual repréndelos severamente, para que sean sanos en la fe,

14. no prestando atención a fábulas  judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.

15. Todas las cosas son puras para los puros; mas para los contaminados e incrédulos, nada es puro, sino que es contaminada su misma mente y conciencia.

16. Profesan conocer a Dios; mas con sus hechos le niegan, siendo abominables, y desobedientes, y réprobos para toda buena obra.