Deja que la paz de Dios te gobierne

"Y LA PAZ DE DIOS GOBIERNE EN VUESTROS CORAZONES" (Colosenses 3:15) Deja que la paz de Dios te gobierne "Lo primero que pierdes cuando sales de la voluntad de Dios es la paz". ¡Si no tienes paz sobre algo, no actúes! Escucha: "con alegría saldré...


Eclesiastés 1 - Biblia Septuaginta al Español

Todo es vanidad

1. Palabras del Eclesiastés(a) , hijo de David, rey de Israel, en Jerusalén.

2. Vanidad de vanidades, dijo el Eclesiastés; vanidad de vanidades; todo es vanidad.

3. ¿Qué resta al hombre en todo su trabajo con que trabaja bajo el sol?

4. Generación va y generación viene; y la tierra por el siglo(b) se está.

5. Y nace el sol y se pone el sol; y a su lugar propende. El naciendo allí,

6. va al noto y gira al bóreas; gira girando la ráfaga, y a sus círculos vuelve la ráfaga.

7. Todos los torrentes van a la mar; y la mar no estará llena; al lugar que los torrentes van, allá los mismos retornan a ir.

8. Todas las palabras(c) , laboriosas; no podrá el varón hablar, y no se hartará el ojo de ver, y no se hartará la oreja de oída.

9. ¿Qué lo que fue? Lo mismo que será. Y ¿qué lo hecho? Lo mismo que se hará.

10. Y no hay todo(d) reciente bajo el sol. Quien hablare y dijere: «Mira: esto nuevo es»; ya fue en los siglos que fueron desde antes de nosotros.

11. No hay memoria de lo primero; y, cuanto a lo postrero que se hiciere, no habrá de ello memoria, con lo que se hiciere a la postre.

La experiencia del Predicador

12. Yo predicador, fui rey sobre Israel, en Jerusalén;

13. y di mi corazón a inquirir y considerar, en la sabiduría, acerca de todo lo que acontece bajo el cielo, pues distracción(e) mala ha dado Dios a los hijos de los hombres para que se distraigan en ella.

14. He visto al par todas las hechuras que se hacen bajo el sol, y he aquí toda vanidad y afán de espíritu.

15. Lo torcido no se podrá exornar(f) ; y lo que falta(g) , no se podrá contar(h) .

16. Hablé yo en mi corazón para decir: «He aquí, yo he sido engrandecido, y he añadido(i) sabiduría a todos los que fueron antes de mí en Jerusalén»; y he dado mi corazón a conocer sabiduría y ciencia.

17. Y mi corazón vio mucho: sabiduría y ciencia, parábolas y saber; conocí yo que también esto es afán de espíritu.

18. Porque en muchedumbre de sabiduría, muchedumbre de saber(j) ; y quien añade saber, añadirá dolor.