La Cena del recuerdo – el Devocional Diario

La Cena del recuerdo - el Devocional Diario Haced esto en memoria de mí.Así, pues,todas las veces que comiereis este pan,y bebiereis esta copa,la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. 1 Corintios 11:24 y 26. En 1 Corintios 11 el apósto...


Lamentaciones 1 - Biblia Septuaginta al Español

Tristezas de Sion la cautiva

1. Alef ¡Cómo está sentada solitaria la ciudad, la llena de pueblos! Ha sido hecha cual viuda ¡llena en gentes! príncipe en regiones ha sido hecha en tributo. Bet

2. Llorando lloró en noche, y sus lágrimas en sus mejillas; y no hay quien la consuele, de todos los que la amaban; todos sus amigos la desecharon; trocáronsele en enemigos. Ghimel

3. Emigró Judea por su humillación y por la muchedumbre de su esclavitud; asentóse en gentes; y no halló reposo; todos los perseguidores de ella cogiéronla en medio de los atribulantes. Dálet

4. Vías de Sión lloran, por no haber quien venga a fiesta; todas sus puertas, deshechas; sus sacerdotes gimen; sus vírgenes, llevadas; y ella, amargada dentro de sí. He

5. Han sido hechos los atribuladores de ella en cabeza(a) ; y sus enemigos han enriquecido, que el Señor la humilló por la muchedumbre de sus impiedades; sus párvulos partieron en cautiverio a faz de atribulador. Vau

6. Y quitado ha sido de la hija de Sión todo su decoro; han sido hechos sus príncipes, como carneros no encontrando pasto, y en no fuerza, a faz de perseguidor. Zaín

7. Acordóse Jerusalén de días de su humillación y sus lanzamientos —todo lo deseable de ella, cuanto tenía desde días antiguos— al caer su pueblo en manos de atribulador; y no había quien la ayudara; viendo sus enemigos, riéronse de su vivienda. Het

8. Pecado pecó Jerusalén; por esto a fluctuación ha venido; todos los que la glorificaban, humilláronla; pues vieron su ignominia; y esto que ella está gimiendo, y volvióse hacia atrás. Tet

9. La impureza de ella, a sus pies; no se acordó de sus novísimos, y descendió sobremanera; no hay quien la solace. —«Mira, Señor, mi humillación; que se ha engrandecido el enemigo.» Yod

10. Su mano extendió el atribulador a todo lo deseable de ella; pues vio gentes entrar en el santuario de ella; las que mandaste no entren ellas, en tu congregación. Jaf

11. Todo su pueblo, gemebundos, buscando pan, dieron lo deseable de ella, en comida para recobrar el alma —«Mira, Señor, y considera que he sido hecha deshonrada.» Lámed

12. Los que para vosotros, todos los que pasáis por el camino, volveos y ved si hay dolor, según el dolor mío que ha sido hecho; clamando en mí, humillóme el Señor, en día de ira de su furor. Mem

13. De su celsitud envió fuego; a mis huesos lo bajó; tendió la red a mis pies; volvióme hacia atrás; me dio anonadada; todo el día dolorida. Nun

14. Veló sobre mis impiedades; en mis manos enredáronse; ascendieron sobre mi cuello, desmayó mi fuerza; que dio el Señor en mis manos dolores; no podré estar. Samec

15. Quitó a todos los fuertes el Señor de en medio de mí; llamó sobre mí tiempo de quebrantar a mis elegidos; lagar calcó el Señor a la virgen, hija de Judá: sobre esto yo lloro. Ain

16. Mi ojo vertió agua; que se alejó de mí quien me consuele, quien restituya mi alma; han sido hechos mis hijos desaparecidos; pues se ha fortalecido el enemigo. Fe

17. Extendió Sión sus manos; no hay quien la consuele. Mandó el Señor a Jacob: en torno de él, los que le atribulan; ha sido convertida Jerusalén en menstruosa en medio de ellos. Tsadé

18. Justo es el Señor; pues su boca he exacerbado. Oíd, ya, todos los pueblos, y ved mi dolor; mis doncellas y mis jovencillos han ido a cautividad. Cof

19. He llamado a mis amadores; pero ellos me desdeñaron; mis sacerdotes y mis ancianos en la ciudad desfallecieron; que buscaron de comer para sí para recrear sus almas; y no hallaron. Res

20. Ve, Señor, que se me atribula: mi vientre se ha conturbado, y mi corazón vuéltose en mí; pues, exacerbando, he sido exacerbada; fuera ha deshijado la cuchilla; así como la muerte en la casa. Ysen

21. Oíd ya que gimo yo; no hay quien me consuele; todos mis enemigos han oído mis males y alegrádose de que tú has hecho: traído día, llamado tiempo; —han sido hechos(b) semejantes a mí. Tau

22. Entre toda la maldad de ellos ante tu faz, y racímalos del modo que han hecho racimo de todos mis pecados; que muchos mis gemidos; y mi corazón contristado está.