Efesios 3 - La Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy

Ministerio de Pablo a los gentiles

1. Por esta causa yo, Pablo, prisionero de Cristo Jesús por amor de ustedes los Gentiles

2. si en verdad han oído de la dispensación de la gracia de Dios que me fue dada para ustedes;

3. que por revelación me fue dado a conocer el misterio, tal como antes les escribí brevemente.

4. En vista de lo cual, leyendo, podrán entender mi comprensión del misterio de Cristo,

5. que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora ha sido revelado a Sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu;

6. a saber, que los Gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, participando igualmente de la promesa en Cristo Jesús mediante el evangelio (las buenas nuevas).

7. Es de este evangelio que fui hecho ministro, conforme al don de la gracia de Dios que se me ha concedido según la eficacia (la energía) de Su poder.

8. A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, se me concedió esta gracia: anunciar a los Gentiles las inescrutables riquezas de Cristo,

9. y sacar a la luz cuál es la dispensación del misterio que por los siglos ha estado oculto en Dios, creador de todas las cosas.

10. De este modo, la infinita (multiforme) sabiduría de Dios puede ser dada a conocer ahora por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,

11. conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor,

12. en quien tenemos libertad y acceso a Dios con confianza por medio de la fe en El.

13. Ruego, por tanto, que no desmayen a causa de mis tribulaciones por ustedes, porque son su gloria.

El amor que excede a todo conocimiento

14. Por esta causa, pues, doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,

15. de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra.

16. Le ruego que El les conceda a ustedes, conforme a las riquezas de Su gloria, el ser fortalecidos con poder por Su Espíritu en el hombre interior;

17. de manera que Cristo habite por la fe en sus corazones. También ruego que arraigados y cimentados en amor,

18. ustedes sean capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad,

19. y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que sean llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios.

20. Y a Aquél que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros,

21. a El sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.