Dios me ama – el Devocional Diario

Un día se le preguntó a un anciano si amaba al Señor Jesús. Su respuesta fue: -Sí, le amo, pero puedo decirle algo aún mejor: ¡Es él quien me ama! La felicidad de ese hombre, después de la experiencia de toda una vida, era lo que constataba el apóstol Juan quien, para hablar de sí mismo en el evangelio que escribió, empleó varias veces la expresión: “el discípulo a quien Jesús amaba” (Juan 13:23; 19:26; 20:2; 21:7).