La Obediencia: La Llave a la Prosperidad

Todos quieren vivir la vida buena, pero no todos están dispuestos a hacer lo necesario para alcanzar ese destino. A menudo cuando hablamos de la prosperidad, no incluimos el componente para lograrlo-la obediencia. Cuando usted no es obediente a Dios y Su Palabra, usted hace difícil el recibimiento de la manifestación de Su bendición Su Padre celestial siempre está en busca de aquellas personas que están dispuestos a obedecer Sus instrucciones, aun sin entender cuando Él les pide que hagan algo. Aunque a veces puede ser desafiante, al usted cultivar la obediencia en su vida, abre el camino para recibir cada promesa que Dios ha prometido en Su Palabra.

Prosperidad Verdadera vs. Prosperidad Falsa

Prosperidad Verdadera vs. Prosperidad Falsa Creflo A. Dollar Algunas personas no entienden la diferencia entre prosperidad y prosperidad falsa. Ellos creen que para ser una persona prospera, una persona tiene que tener una abundancia de dinero...

Prepárese para prosperar

por Gloria Copeland El fundamento de sus finanzas Nunca trate de construir una casa sin haber puesto primero los cimientos. No me importa cuántas ganas tenga de terminarla ni cuánto le emocione llenarla de muebles y decorarla,...

Matrimonios Cristianos – ¿Cómo manejar el dinero en pareja?

Usted ha gastado demasiado otra vez, y ahora está discutiendo con su cónyuge acerca de cómo pagar las cuentas. Pues, usted está dentro de lo típico: más peleas giran en torno al dinero que del sexo o de los suegros1. El dinero es una fuente de fricción, pero no tiene que ser así.

Matrimonios Cristianos – CLASE XI. «EL FUNDAMENTO DE LA LIBERTAD ECONOMICA»

CURSO DE MATRIMONIOS CLASE XI. "EL FUNDAMENTO DE LA LIBERTAD ECONOMICA" REVISION DE LA TAREA: ¿CÓMO PUEDO ALCANZAR LA LIBERTAD FINANCIERA? INTRODUCCION: UNA DE LAS FORMAS DE ESCLAVITUD MAS DOLOROSAS, Y MAS COMUNES EN NUESTRA ACTUAL SOCIEDAD,...

Finanzas Cristianas – La Autodiciplina, Llave del Crecimiento

Finanzas Cristianas – La Autodiciplina, Llave del Crecimiento   “Ve a la hormiga, oh perezoso (…), y sé sabio; la cual no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge...

Nuevos Estudios