Reflexiones – El Incorruptible Fabricio

El nombre de Fabricio Lucio, célebre general romano de los tiempos primitivos de expansión de la República, ha quedado en la historia como emblema de probidad, sencillez, desinterés e integridad ciudadanas. Se dice que "hallándose el famoso general en la más completa pobreza fue nombrado embajador por la República

Reflexiones Cristianas – Para Quien son las manzanas?

En cierta ocasión, un joven observaba a un hombre que tenía más de ochenta años que estaba sembrando un huerto de manzanos. El anciano amorosa y cuidadosamente preparó el terreno, plantó los diminutos vástagos y les echó agua. Después de estar mirándolo por un rato, el joven dijo: «Usted no espera que va a comer manzanas de esos árboles, ¿verdad?»

Ilustraciones Cristianas – Como Niños

Ilustraciones Cristianas - Como Niños "y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3). En 1985, el diario...

Historias Cristianas – SOLO PÍDELO

Historias Cristianas - SOLO PÍDELO  Durante la guerra Hispano-Americana, Clara Barton estaba supervisando el trabajo de la Cruz Roja Americana en Cuba.  Un día, el Coronel Theodore Rooselvet acudió a verla, queriendo comprar alimentos...

Reflexiones Cristianas Diarias – La Valentía de Telemaco

Justo González, destacado historiador latinoamericano, señala que a principios del año 400 d.C. muchos “monjes occidentales trataron de oponerse a las injusticias y crímenes de su tiempo. Símbolo de ellos es Telémaco, el monje que se lanzó a la arena en el circo romano y detuvo un combate de gladiadores. La multitud enfurecida y supuestamente cristiana, lo mató. Pero a partir de esa fecha, y en respuesta a la acción de Telémaco, los combates de gladiadores fueron prohibidos por el emperador Honorio” (J.González, Historia del Cristianismo, Unilit, Tomo 1, p. 264).

Ilustraciones Cristianas – ¿A Quién Estás Cargando Aún?

Dos monjes que regresaban a su templo, llegaron a un arroyo donde encontraron una hermosa mujer que no se atrevía a cruzarlo, temerosa porque el arroyo había crecido y la corriente era fuerte. Uno de los monjes, el mayor, casi sin detenerse, la alzó en sus brazos y la llevó hasta la otra orilla. La mujer agradeció, ya que su hijo estaba gravemente enfermo y ella necesitaba cruzar ese arroyo para verlo.

Nuevos Estudios

Temas Cristianos – LA FE, algo que se espera y eso...

LA FE, algo que se espera y eso que se espera no se ve. Es decir, hay una convicción interna sobrenatural de que lo que deseo, viene en camino, y eso que deseo, lo puedo ver claramente, no con mis ojos naturales, sino, con los ojos del espíritu (esto involucra el intelecto). Por lo tanto, lo que está en mi intelecto (y mi espíritu) es UNA VISIÓN, esta es la sustancia. Es ahora que podemos notar lo gravitante que es en el plano espiritual, la visión.