El éxito Puede Ser el Fracaso

Un consejero de rehabilitación se jubiló tempranamente para dedicar el resto de su vida predicando el evangelio. Temprano en su carrera él encontró a un chico con varios defectos de nacimiento. El arregló para el jovencito ayuda financiera y médica. Hábiles cirujanos restauraron la apariencia facial de niño. Entrenados terapeutas lo enseñaron a hablar y andar. Para su adolescencia, el chico era capaz de tomar parte en todas las actividades propias de otros jóvenes.