No hay publicaciones para mostrar

Árticulos Nuevos

Átomos de Su Sangre – Por Alex Valdovinos

Jesucristo murió. No hay duda. Su corazón dejó de latir. Ya no estaba entre los mortales. Su sangre cayó gota a gota, y la tierra la bebió y quedó sanada. Impregnada de una vida que no había conocido hasta entonces. Esa sangre, roja, tibia, llena de amor, fue derramada sin pedir nada a cambio. Solo por el amor de dar.