Estudio Bíblico | Explicación de Colosenses 4:10 | Comentario Bíblico Online

Vienen ahora los saludos de costumbre.

1. Entre los que están con Pablo y saludan a los fieles de Colosas, el apóstol menciona primero a Aristarco. Por Hch 19:29, sabemos que estuvo implicado con Pablo en el motín de Éfeso, y por Hch 20:4 que fue uno de los delegados enviados por la iglesia de Tesalónica. El apóstol le llama coprisionero de guerra (lit.). Discuten los autores si estaba o no preso con Pablo en Roma, o si le prestaba sus servicios mientras el apóstol estaba en la prisión, pero es muy probable que la palabra tenga el sentido de ser «preso del Señor», como es el caso de Epafras en Flm 1:23.

2. Menciona después a Marcos, el primo (anepsiós), no el sobrino, de Bernabé, lo cual explica el interés que Bernabé tenía en su primo (v. Hch 15:36.). Pablo dice que acerca de él los colosenses habían recibido instrucciones (lit. mandamientos, el mismo vocablo de Jua 10:18, al final). Seguramente se refiere a información que los colosenses habían recibido acerca de Marcos, quizá por medio de Pedro, quien lo asocia a sí en los saludos de 1Pe 5:13, o por medio de su propio primo Bernabé. En todo caso, Pablo exhorta a los colosenses a que lo acojan bien, si va a ellos. No nos consta si fue allá o no.

3. A continuación (v. Col 4:11) menciona a otro creyente de extracción judía. Se llamaba Jesús. Este nombre, como su equivalente Josué, era frecuente entre los judíos; que era llamado Justo (comp. con Hch 1:23), no quiere decir que le pusiesen ese buen mote, sino que ése era su nombre romano. Aquí parece acabarse la lista de los de extracción judía, y de ellos dice Pablo (v. Col 4:11): «que son los únicos de la circuncisión que colaboran conmigo en el reino de Dios, y han sido para mí un consuelo». No niega, pues, aquí que los de extracción gentil que se mencionan a continuación colaboren con él y le sirvan de consuelo, pero, especialmente la última frase «me fueron hechos consuelo» (lit. gr. paregoría, lo contrario de kategoría, acusación), parece dar a entender que Pablo tenía en cuenta lo mucho que los judíos inconversos le hacían y, en especial, le habían hecho sufrir.

4. Viene ahora (vv. Col 4:12.) la lista de los creyentes de extracción gentil, y comienza el apóstol por Epafras, a quien ya había mencionado con elogio en Col 1:7 y del que, por lo que ahora (vv. Col 4:12, Col 4:13) dice de él, vemos que era un líder importante en la iglesia de Colosas. Dice así en la NVI que da mejor el sentido del original: «Os saluda Epafras, que es de los vuestros (miembro de la misma iglesia) y siervo de Cristo Jesús. Él está luchando (comp. Col 1:29) siempre por vosotros en oración, a fin de que permanezcáis firmes, perfectos y completamente seguros en toda la voluntad de Dios. Yo respondo de que él se toma mucho trabajo por vosotros y por los de Laodicea y Hierápolis» Queda por explicar que, tanto «perfectos» (esto es, maduros espiritualmente, como en Col 1:29; Col 2:1) como el participio de pretérito perfecto de la voz media-pasiva (v. también en Luc 1:1) van regidos del verbo stathéte (aoristo pasivo de subjuntivo: «estéis firmes» de una vez por todas). En cuanto al verbo plerophoréo, puede significar cumplir plenamente o convencer plenamente; el sentido alternativo ha de determinarse de acuerdo con el contexto. En Luc 1:1, el contexto exige que se entienda como «seguramente cumplidas», esto es, ciertamente sucedidas.

¿Qué sentido ha de dársele aquí? La Reina-Valera, como la AV inglesa, le da el primer sentido («completos»). A este sentido se inclina H. Carson, quien cita al Crisóstomo en favor de esta opinión; no puede descartarse este sentido, si se tiene en cuenta que el griego era la lengua nativa del Crisóstomo, quien fue el príncipe de los expositores de la Biblia entre los escritores eclesiásticos de los primeros siglos de la Iglesia. En mi opinión, sin embargo, tiene mayor probabilidad el sentido de «plenamente convencidos» (como en la NVI), con vistas al contexto posterior (similar al «… comprobéis cuál es la voluntad de Dios», en Rom 12:2). P. Gutiérrez opta por unir los dos sentidos y traduce: «cumplidores (¡pero el verbo no está en activa!) con pleno convencimiento de todo lo que Dios quiere».

5. En esta lista de creyentes de extracción gentil, siguen (v. Col 4:14) Lucas, el médico amado (es el único lugar, pero suficiente, que nos presta la información explícita de que Lucas era médico y de extracción gentil) y Demás (lit.). Están de acuerdo los autores en que este Demás, o Demas (como aparece en la mayoría de las versiones. La Nueva Biblia Española lee Dimas, conforme a la pronunciación griega de la eta por i) es el mismo que aparece tambien en 2Ti 4:10 y Flm 1:24. El hecho de que vaya siempre asociado con Lucas favorece a esta opinión, y la circunstancia de que es el único nombre al que Pablo no añade ningún elogio da a entender que el apóstol tenía motivos suficientes para ello (v. el comentario a 2Ti 4:10).

6. A continuación (v. Col 4:15) vienen los saludos con referencia a los destinatarios: «Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa». Sabemos por otros lugares que las casas espaciosas de creyentes de posición económica acomodada servían para reunión de pequeñas comunidades (v. Hch 12:12; Hch 16:15, Hch 16:40; Rom 16:5, Rom 16:23; 1Co 16:19 y Flm 1:2). De este Ninfas (que, según MSS importantes, aunque pocos, debería ser Ninfa, mujer, no hombre), nada más sabemos. Si ha de tomarse en masculino, como suele traducirse, conforme a la mayoría de los MSS, podría ser una abreviatura de Ninfodoro, nombre que se ha hallado en algunas inscripciones.

7. El versículo Col 4:16 ha causado siempre gran controversia, por la recomendada lectura en Colosas de una carta de Laodicea, de la misma forma que el apóstol recomienda que la Epístola a los Colosenses se lea también en la iglesia de los laodicenses. De dos puntos no cabe duda alguna: 1) Pablo escribió una epístola a la iglesia de Laodicea; 2) esta epístola no es la misma de carácter apócrifo que apareció muchos años más tarde, sin duda para suplir esta aparente laguna de información. Queda una versión latina de esta carta apócrifa, conocida por el famoso escritor Jerónimo a fines del siglo IV. Las opiniones en cuanto a la epístola auténtica, pero que no figura con este nombre en nuestro canon, se dividen en dos grupos:

(A) Dicha epístola se perdió, como ocurrió con la que, según 2Co 2:4, escribió con lágrimas Pablo a los corintios; quizás les escribió también otra, antes de 1 Corintios, como insinúa 1Co 5:9. No sabemos por qué permitió Dios que se perdiera la que aquí se menciona, pero no cabe duda de que tenía grandes semejanzas con la que tenemos dirigida a los colosenses.

(B) Dicha epístola es la que aparece con el nombre de Epístola a los efesios; su dirección verdadera era a los laodicenses, pero se borró posteriormente esta dirección a causa del mal nombre que la iglesia de Laodicea adquirió después de ser redactado el Apocalipsis. La solución definitiva no se ha hallado ni es probable que se halle (para más detalles, véase el comentario a Efe 1:1).

8. Viene ahora (v. Col 4:17) un mensaje personal especial: «Decid a Arquipo: Considera el ministerio que recibiste en el Señor, para que lo cumplas». Por la referencia de Flm 1:2, suelen entender los autores que este Arquipo era hijo de Filemón y de Apia. Lo que nos interesa es la seria advertencia que, en una carta que se había de leer públicamente en Colosas y en Laodicea, le hace Pablo para que cumpla fielmente el ministerio que le fue encomendado en el Señor. Ya sea que esta expresión haya de tomarse como que tal ministerio le fue encomendado por el Señor, o que había de desempeñarse con espíritu de fidelidad al Señor, lo cierto es que el aviso es solemne. Hay quienes piensan que Arquipo había quedado al frente de la iglesia de Colosas en ausencia de Epafras, y Pablo le advierte acerca de los peligros que se cernían sobre la iglesia, como hemos visto en el comentario a la carta. Con todo, no hay motivo para ver en esta advertencia ningún reproche. Sea cual sea la razón por la que el apóstol añade esta nota personal, «el hecho de que el encargo de Pablo para él se leyese en una carta a toda la iglesia le había de impresionar más con la solemnidad de su responsabilidad para cumplir su servicio» (Bruce). En mi opinión, es probable que ese Arquipo fuese muy joven, como Timoteo, y aun de temperamento parecido al de éste, con lo que tendríamos un aviso parecido al de 2Ti 1:6.

9. Termina la epístola con tres frases escuetas, pero densas y expresivas: (A) Hace observar a los destinatarios de la epístola que ese saludo final es de su propia mano, de su puño y letra, pues la carta ha sido dictada a un amanuense. (B) Pide que le recuerden en oración: «Acordaos de mis cadenas» (lit. de mis ataduras). (C) La bendición es la más escueta de todas sus cartas: «La gracia (sea) con vosotros». El «Amén» que figura en nuestras versiones falta en muchos e importantes MSS.

Colosenses 4:10 explicación
Colosenses 4:10 reflexión para meditar
Colosenses 4:10 resumen corto para entender
Colosenses 4:10 explicación teológica para estudiar
Colosenses 4:10 resumen para niños
Colosenses 4:10 interpretación bíblica del texto
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

⚠️ Importante: Por respeto a esta comunidad, sigue estas pautas al dejar tu comentario:
- Usa tu nombre personal, ni nombres inventados, ni el de tu web, ni el de tu empresa.
- Cuida la redacción: separa párrafos y no escribas en mayúsculas (equivale a gritar).
- No dejes enlaces a tu web en el comentario, dispones del campo "sitio web" para ello.
- Eliminaremos comentarios con insultos, ofensivos o con lenguaje soez.