Nadie derriba a quien Dios levanta. 


Nadie derrota a quien Dios protege. 


Nadie maldice a quien Dios bendice.