La cruz no es para que la lleves al cuello, o la cuelgues en una pared, es para que la vivas cada DÍA.

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. MATEO 16:24