Mi madre partió a la presencia del Señor algunos años atrás. Ella fue la primera en casa que Jesús toco para salvación. Recuerdo que cuando iba a visitarla algo, llamaba mucho mi atención y, eran letreros escritos con versículos bíblicos de promesas de Dios pegados por toda la casa. En el baño, la cocina, la refrigeradora, en la sala, etc.

Aprendí un principio allí: Lo Que Ves Determina Lo Que Sientes.

Esta práctica es muy buena y te ayuda para avivar tu fe cada día. ¿Entonces porque no practicarla? Nuestro Dios enseñó a los hijos de Israel que pusieran Sus Palabras como señal en su frente y en los marcos de las puertas de su casa (Deuteronomio. 11:18-25).

Lamentaciones 3:51 “Mis ojos contristaron mi alma”.

Deuteronomio 11:18, 20 “Por tanto, pondréis estas Mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”.

Pastor Carlos Vargas