Las dificultades que pasas no son permanentes. Pero eres tú quien ha permitido estas circunstancias actuales, si no fuera así, ellas no estarían presentes.

Escucha bien: Lo que admites, lo apruebas para que cobre vida. O te conformas con tu vida actual sin lamentarte, o decides caminar en fe y ser un imán para atraer el milagro de Dios.

Marcos 9:23 “Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.”