A lo largo de tu vida habrás escuchado que los ricos son tacaños. Incluso se sabe de algunos que llevan al trabajo su propio almuerzo. Ellos han aprendido hace mucho tiempo atrás que cada centavo cuesta. Lo que haces con 100 dólares lo harás con 1000 dólares. Dios ha puesto en tus manos el dinero entonces respétalo.

No olvides: ¡Lo que no respetas terminarás perdiéndolo!

Lucas 16:10 (TLA) Al que cuida bien lo que vale poco, también se le puede confiar lo que vale mucho. Y el que es deshonesto con lo de poco valor, también lo será con lo de mucho valor.