Principio Bíblico de Jesús para el éxito:

«Ser último para ser primero, servir antes que ser servido, humillarse para ser exaltado».