Siéntete bien y glorifica a Dios

La enfermedad roba lo mejor de ti y tu familia. Quiero que sepas que Dios quiere que estés bien ¡Alábalo por eso! El médico de los médicos te está sanando hoy, así que ¡alinéate a su voluntad! Anímate a sentirte bien.

Una clave: ¡Dios es responsable por tu sanidad y tú eres responsable por salud!

Isaías 53:4-5 “Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros Le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Más Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por Su llaga fuimos nosotros curados.”