La Serpiente Que Mordió La Mano De Pablo

CUANDO PABLO FUE PICADO POR LA VÍBORA EN HECHOS 28, LA MANO DE ÉL NO SE HINCHÓ, Y EL VENENO NO LO MATO. PERO EL TEXTO NO DICE QUE LA PICADURA NO LE DOLIÓ.

¡DIOS NO PROMETE LIBRARTE DEL DOLOR DE LA PICADURA, PERO SI DEL EFECTO DEL VENENO!

ALGUNAS SITUACIONES TE VAN A DOLER, PERO NO VAN A MATARTE

Hechos 28 Traducción en lenguaje actual (TLA)

Pablo en la isla de Malta

28 Cuando todos estuvimos a salvo, nos dimos cuenta de que nos encontrábamos en una isla llamada Malta. Los habitantes de la isla nos trataron muy bien, y encendieron un fuego para que nos calentáramos, porque estaba lloviendo y hacía mucho frío. Pablo había recogido leña y la estaba echando al fuego. De repente, una serpiente salió huyendo del fuego y le mordió la mano a Pablo. Cuando los que vivían en la isla vieron a la serpiente colgada de la mano de Pablo, dijeron: «Este hombre debe ser un asesino porque, aunque se salvó de morir ahogado en el mar, la diosa de la justicia no lo deja vivir.»

Pero Pablo arrojó la serpiente al fuego. Todos esperaban que Pablo se hinchara, o que cayera muerto en cualquier momento, pero se cansaron de esperar, porque a Pablo no le pasó nada. Entonces cambiaron de idea y pensaron que Pablo era un dios.

Cerca de donde estábamos había unos terrenos. Pertenecían a un hombre llamado Publio, que era la persona más importante de la isla. Publio nos recibió y nos atendió muy bien durante tres días.

El padre de Publio estaba muy enfermo de diarrea, y con mucha fiebre. Entonces Pablo fue a verlo, y oró por él; luego puso las manos sobre él, y lo sanó. Cuando los otros enfermos de la isla se enteraron de eso, fueron a buscar a Pablo para que también los sanara, y Pablo los sanó.