Significado de LIBERACIÓN, LIBERTADOR Según La Biblia | Concepto y Definición

LIBERACIÓN, LIBERTADOR Significado Bíblico

¿Qué Es LIBERACIÓN, LIBERTADOR En La Biblia?

Rescate del peligro. En la Escritura, Dios es quien libera (Sal 18:50; Sal 32:7; Sal 44:4), a menudo mediante un agente humano. En el AT, la liberación se refiere mayormente a la victoria en la batalla (Jue 15:18; 2Re 5:1; 2Re 13:17; 1Cr 11:14; 2Cr 12:7). José fue un agente de Dios para liberar a Su pueblo del hambre (Gén 45:7). El AT constantemente enfatiza que es Dios el dador de la libertad más que el agente humano. Por eso, Mardoqueo le advirtió a Ester que si ella no cumplía con su papel como libertadora, Dios utilizaría otro medio (Est 4:14). Algunas versiones también utilizan la palabra “liberación” para describir al remanente que sobrevive a una batalla o al exilio (Esd 9:13). Las dos menciones de liberación en el NT se refieren a la liberación de prisioneros (Luc 4:18; Heb 11:35 habla de rescate y no de liberación).
Las traducciones modernas usan “liberación” para referirse al rescate del peligro en Hch 7:25; Flp 1:19.
Libertador es quien rescata del peligro. Dos de los jueces, Otoniel y Aod (Jue 3:9; Jue 3:15), son reconocidos como libertadores en el sentido de héroes militares. Con más frecuencia se habla de Dios como Libertador de Su pueblo (2Sa 22:2; Sal 18:2; Sal 40:17; Sal 144:2). La figura de Dios como libertador se compara con las imágenes de una roca, de una fortaleza, de alguien que pueda prestar ayuda y de una torre fuerte. Hch 7:35 alude a Moisés como libertador. Rom 11:26-27 se refiere al Rey mesiánico como el Libertador que quitará los pecados de Israel.
El verbo “libertar” se utiliza en una amplia gama de contextos. Según Job 5:19-26, Dios liberta de siete maneras: del hambre, de la guerra, de la calumnia, de los animales salvajes, para proveer seguridad, una descendencia abundante y larga vida. La Escritura también habla de la liberación del pecado (Sal 39:8; Sal 79:9); del camino de maldad (Pro 2:12); del poder del mal (Mat 6:13; Gál 1:4; Col 1:13); de la ley (Rom 7:6); del cuerpo de muerte (Rom 7:24), y de la ira venidera de Dios (1Ts 1:10). Dios es el agente de liberación en Col 1:13 y Rom 7:24-25. Cristo es el agente en 1Ts 1:10 y Gál 1:4, donde se declara que Él brinda liberación al entregarse a sí mismo por el pecado.