Inicio Etiquetas Adhemar Cuellar

Etiqueta: Adhemar Cuellar

Devocional Diario – EL Combate Espiritual

Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con su energía y su fuerza. Lleven con ustedes todas las armas de Dios para que puedan resistir las maniobras del diablo. Porque no estamos luchando contra poderes humanos, sino contra malignas fuerzas espirituales del cielo, las cuales tienen mando, autoridad y dominio sobre el mundo de tinieblas que nos rodea (Efesios 6,10-12) En un entrenamiento militar se genera el siguiente dialogo entre el Capitán y uno de los soldados -Dígame, soldado si está en pleno campo de batalla y ve al enemigo acercándose ¿Qué hace? Pregunta el capitán.

Temas Cristianos Bíblicos – UNA PREGUNTA FRECUENTE

Las grandes preguntas, exigen grandes respuestas Cuantas veces en nuestra vida nos hacen preguntas que quisiéramos no responder, los motivos pueden ser diversos según la pregunta o según la circunstancia de nuestra vida. Pero lo que sí es cierto que tarde o temprano nos harán: Una gran pregunta.

La Seguridad Futura

El libro de Lamentaciones fue escrito por el profeta Jeremías inmediatamente después de la caída de Jerusalén. Refleja el llanto desesperado, y el profundo dolor que experimentaron aquellos que contemplaban la horrible desolación causada por el enemigo. Sus casas habían sido destruidas, sus familiares y amigos habían sido muertos o llevados cautivos con gran violencia y dolor a una tierra lejana. El templo, símbolo de la presencia de Dios, había sido destruido y quemado por el enemigo. Este era uno de los dolores más grandes del profeta. Con palabras de la más alta inspiración poética, expresa su dolor: «Las calzadas de Sion tienen luto, porque no hay quien venga a las fiestas solemnes.

UN CORAZON VIGILANTE

Primero que nada, vigila tu corazón, porque en él está la fuente de la vida. (Proverbios 4,23) En nuestra vida, pasamos tiempo cuidando aspectos externos, invirtiendo tiempo en cuidar nuestro cuerpo físico, también nos preocupan los bienes materiales, cuidamos el auto, cuidamos la casa, cuidamos la cuenta en el banco y así pasamos el tiempo cuidando todo lo que está fuera de nosotros, actuamos de tal manera y creemos que la fuente de la felicidad, la fuente de la vida está en lo externo. Esto nos hace cometer un gravísimo error, descuidamos nuestro interior, descuidamos nuestro corazón lo cual nos provocan un sinnúmero de enfermedades espirituales.