Inicio Etiquetas Carlos Rey

Etiqueta: Carlos Rey

Mensajes a la Conciencia – EL MAL DE DON QUIJOTE

»—Es preciso extraerlo —raciocinaba el loco—. El corazón es una víscera absolutamente tonta... No pasa de ser un estúpido fuelle, que sopla sangre por las arterias, en lugar de aire... La ciencia puede cambiarlo por un aparato cualquiera, que lo sustituya en su función de centro circulatorio, evitando, con todo, las regalías morales de que disfruta la tal víscera que he mencionado.

MI ESPOSA ESTÁ… A PUNTO DE PERDER EL BEBÉ

Prometí no faltar al mandamiento de fidelidad ante el embarazo de mi esposa. Le fallé, y ha tenido un embarazo muy difícil....»[Ahora] está a punto de perder el bebé. Sólo un milagro haría continuar su embarazo; pero estoy convencido de que romper una promesa [a Dios] es lo peor que [uno] puede hacer. Cuando uno le promete [algo] a Dios, con Él no se juega.»

Mensajes a la Conciencia – UNA REVOLUCIÓN CASERA

«Hablando del Buenos Aires de fines de siglo, recuerdo que mi madre me contaba acerca de la participación de mi abuelo en la Revolución del 90, una revolución un poco casera. Mi abuelo salía todas las mañanas de su casa, en Tucumán y Suipacha, y se iba caminando hasta la “revolución”, que quedaba en la plaza Lavalle. Después, a la noche, volvía a comer. Y a la mañana siguiente (a la noche se iban todos a dormir) volvía a la “revolución”. Supongo que todos no se irían, algunos quedarían. Pero me imagino a mi abuelo yéndose y a los revolucionarios saludándolo: “Hasta mañana, don Isidro.”»1

NO SIENTO GANAS DE VIVIR – Por Carlos Rey

No siento ganas de vivir. He visto la muerte como una salida. Le pido a Dios que tenga misericordia de mí, que entre en mi corazón, y nada pasa... »Por favor, díganme qué puedo hacer. A veces siento que llego al límite.» Este es el consejo que le dimos:

Tratado de Itaipú – Mensajes a la Conciencia

Luego de intensas negociaciones que se iniciaron en la década de 1960, el 26 de abril de 1973 Brasil y Paraguay firmaron el Tratado de Itaipú, con el que aprovechaban al máximo el potencial hidráulico del río Paraná, recurso natural común que sólo podía explotarse en condominio por tratarse de una frontera entre las dos naciones. De ahí que en mayo de 1974 se creara la empresa binacional Itaipú con el fin de construir y posteriormente administrar una central hidroeléctrica con un régimen jurídico único en el mundo, ya que sería regida por el Tratado mismo y por las normas del Derecho Internacional Público.
>