Inicio Etiquetas Conciencia net

Etiqueta: conciencia net

Mensajes al Corazón y a la conciencia – Hermano Pablo

Helena y su esposo Manuel comenzaron felices su luna de miel. Se fueron a la costa de su país, Portugal. Para Helena, todo era el cumplimiento de una ilusión, la feliz conclusión de todo lo que deseaba. En medio de tal felicidad, Helena y Manuel entraron al mar a bucear. Helena vio pasar un buque, y nadó debajo del agua hasta casi rozar el casco. Manuel le indicó por señas que se apartara del buque, pero la frase de ella siempre había sido: «Me gusta correr riesgos.» Acto seguido, Helena se hundió bajo la quilla del barco y nunca la hallaron. Tenía veinticinco años de edad.

Mensaje a la Conciencia – «QUIEN NO TE CONOZCA»

Había feria en el pueblo al que acababan de llegar tres jóvenes pobres. —¿Cómo hacemos para divertirnos? —preguntó uno de ellos al pasar por una huerta en la que un borrico estaba sacando agua de la noria. —Ya sé cómo —contestó otro—: Pónganme a mí en la noria y llévense el borrico al mercado, que seguro que ahí lo van a poder vender en seguida. Y así se hizo. Después que sus compañeros se fueron con el borrico, el que había quedado en su lugar detuvo la marcha.

Reflexiones diarias – VINO, MUJERES Y CANTO

VINO, MUJERES Y CANTOpor el Hermano PabloSu vida, desde su juventud, había transcurrido, como reza la opereta de Strauss, entre «vino, mujeres y canto». Le encantaba la vida alegre y todo lo que tuviera buen gusto. Había acumulado en su casa una bodega de los mejores vinos europeos, franceses, alemanes, españoles e italianos. Y había acumulado también muchas novias y muchas canciones.Sin embargo, después de veintisiete años de matrimonio, cuando Peter Graham, magnate inglés, se divorció de su esposa Sarah, ella se vengó de él de un modo muy extraño. Saqueó la bodega de Graham, repartiendo cientos de botellas en todas las casas del pueblo. Le representó una pérdida de 35 mil dólares. «Es mi venganza —explicó Sarah—. Podrá tener mujeres y canto, pero no tendrá más vino.»Esto nos lleva a tres reflexiones en particular. La primera es que la canción «Vino, mujeres y canto» pueda que suene muy linda en la opereta de Strauss, pero en el diario vivir nunca produce efectos sanos. Ni beber vino en exceso es bueno, ni es bueno tener más de una mujer ni pasarse la vida cantando. Porque no es bueno nada que se hace en exceso y fuera de la moral divina.La segunda reflexión es que divorciarse de la esposa porque sí, porque ya se ha puesto vieja y hay muchas muchachas jóvenes al alcance, no sólo revela una mente raquítica, sino que es una perversidad. Según el plan y la voluntad del Autor de la vida, los casados deben permanecer unidos para siempre. «Hasta que la muerte los separe» es el voto que generalmente se han hecho.La tercera reflexión es que ninguna venganza es buena. La venganza nunca trae satisfacción permanente, nunca produce felicidad, nunca enaltece el alma y nunca purifica el espíritu. La venganza, cualquier venganza, como engendro de Satanás que es, produce sólo deterioro, injuria y destrucción.¿Cómo podemos librarnos de estas emociones que nos embargan? Si la venganza destruye, ¿cómo podemos librarnos de ella? Cuando sometemos nuestra voluntad a Cristo, Él nos da una vida nueva, vida que, por ser la de Cristo implantada en nuestra alma, es pura, honesta y santa. Y comenzamos a sentir sus efectos de inmediato.En esta vida nueva no hay descuidos morales. No hay excesos que dañan. No hay odio ni resentimiento ni venganza que destruye. Sólo hay virtudes, sentimientos sanos y una nueva fe. Con Cristo cada uno es una nueva persona, digna, limpia, recta y justa. Por eso, por nuestro propio bien, no hay nada que más nos convenga que someternos al señorío de Cristo. Su vida, desde su juventud, había transcurrido, como reza la opereta de Strauss, entre «vino, mujeres y canto». Le encantaba la vida alegre y todo lo que tuviera buen gusto. Había acumulado en su casa una bodega de los mejores vinos europeos, franceses, alemanes, españoles e italianos. Y había acumulado también muchas novias y muchas canciones.

PORNOGRAFÍA Y FANTASÍAS SEXUALES (1a. Parte)

El primero de ellos confesó: «Soy un adicto a la Internet y veo cosas [indecentes]. Quiero que me digan algo para que esto que me perturba la mente me deje en paz. También quisiera saber un poco de Dios.» El segundo, a su vez, admitió: «Soy un joven universitario, estudiante de medicina. Desde pequeño he tenido problemas con la pornografía.... ¡Ya no aguanto más! Necesito ayuda. No sé qué hacer.» El tercero, por su parte, reveló: «Desde mi adolescencia hasta hoy estoy luchando con lujuria, pornografía y diferentes fantasías sexuales. Cada vez que estoy solo, me gana la tentación sexual en diversas maneras. ¡Necesito ayuda urgente! No aguanto más estar en esa situación

Por el Hermano Pablo – Mensaje a la Conciencia

Eran las tres de la mañana de un 14 de enero en la ciudad de México. Era la hora en que más gente nace y en que más gente muere. Era también la hora en que más robos se cometen y en que más pavorosos incendios estallan. A esa hora hubo un incendio en la casa de la familia Hernández. El único en la casa era José Hernández, de doce años de edad. Él dormía solo en un cuarto, pero no pudo escapar. ¿Por qué? Por las rejas de seguridad. José murió de inhalación de humo, agarrado tenazmente a las rejas, que no pudo romper. Se les llama rejas de seguridad porque suponen impedir la entrada de ladrones. Sólo que en caso de incendio, estas rejas se

Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Exodo 14:1...

¿Cómo es el frenético mundo y sus negocios a nuestro alrededor? ¿Cuántos de nosotros hemos aprendido la disciplina de guardar silencio ante Dios? Es cuando hacemos una pausa y reflexionamos sobre Su bondad que comenzamos a entender nuestro llamado a...