Inicio Etiquetas Confianza en Dios

Etiqueta: confianza en Dios

razones-confiar-Dios-biblia

4 Poderosas Razones Para Confiar En Dios

Razones Bíblicas Para Confiar en Dios y La Biblia 1) La Profecía Bíblica Me gusta pensar en la profecía como una historia de lo que va acontencer escrita previamente. Por esta razón podemos confiar en Dios antes de cualquier cosa, pero esta histori...

La Confianza en Dios: ¿Dónde has puesto tu confianza?

La Confianza en Dios: ¿Dónde has puesto tu confianza? "¡BENDITO EL HOMBRE QUE CONFIA EN EL SEÑOR, CUYA CONFIANZA ESTÁ PUESTA EN EL SEÑOR!..." (Jeremías 17:7) Para triunfar en cualquier cosa que Dios quiere que hagas, debes aprender a tener confia...

DIOS ES TU REFUGIO CONTRA LAS TORMENTAS

LA BIBLIA DICE QUE DIOS ES TU REFUGIO CONTRA LAS TORMENTAS "CUANDO LIEGUEN LAS TORMENTAS DE LA VIDA... LOS JUSTOS TIENEN UN CIMIENTO ETERNO" (Proverbios 10:25 NTV) Las escenas devastadoras de algunos desastres naturales son difíciles de olvidar; pe...

En el año de sequía Jeremías 17:8

".EN EL AÑO DE SEQUÍA NO SE INQUIETARÁ." (Jeremías 17:8) "En el año de sequía" Una madre de ocho hijos volvía a casa una tarde cuando se dio cuenta de que todo estaba más tranquilo que de costumbre. Se fue al salón y vio cómo cinco de sus hijos más...

Devocional diario – Un Encuentro con Jesucristo

Una creyente cuenta su conversión: «Cierta noche, al leer por primera vez el evangelio de Juan, supe que Jesucristo está vivo. No es un lejano personaje que existió hace dos mil años, sino alguien real e incomparable. Cada uno de sus hechos y palabras tiene importancia, no sólo porque revela la causa del desorden que reina con toda evidencia en este mundo, sino también porque se dirige a mí personalmente.

Devocional Diario – La contaminación física y moral

El Amoco-Cadiz en 1978, el Exxon-Valdez en 1989, el Erika en 1999, el Ievoli Sun en el 2000 y el Prestige en 2003 derramaron millares de toneladas de petróleo en el océano. Este tipo de contaminación constituye una de las catástrofes naturales de mayor importancia. ¿Pero sabe usted que existe otra contaminación igualmente temible? Esta contaminación ataca el alma: es el pecado. El odio, el afán de lucro, la mentira, la vanidad, el egoísmo, la inmoralidad sexual, etc. son en realidad las causas reales de la contaminación del planeta y degradan al hombre en cuerpo y alma. Al mismo tiempo injurian la gloria del Dios de amor, de santidad, de verdad y de justicia.